Declarado culpable el acusado de matar al director del banco de La Solana

El jurado popular manifiesta que la prueba documental del vídeo del banco fue decisiva, así como las declaraciones de los testigos que presenciarion el suceso

74
El jurado declaró por unanimidad culpable de asesinato al empresario, además de dos delitos de amenazas.
Publicidad

El jurado popular consideró ayer, por unanimidad, culpable de asesinato al hombre de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real), identificado como A.S.J., por la muerte del director de una sucursal bancaria de La Solana en noviembre de 2016.

Los miembros del jurado, durante el juicio que se celebró durante toda la semana en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, manifestaron que la prueba documental del video del banco fue decisiva, así como las declaraciones de los testigos que lo presenciaron.

Además tuvieron en cuenta la condición de cazador experimentado así como la inspección ocular y los informes fotográficos. En el veredicto también reflejaron que no se tiene en cuenta la eximente que apuntaba la defensa del deterioro mental del acusado.

Por otro lado, no encontraron probado que lo ocurrido con la empleada, a la que encañonó hasta el despacho del director para pedirle a ambos explicaciones sobre un préstamo firmado un par de días antes, se tratara de un intento de homicidio, como consideraba la Fiscalía, o un asesinato en grado de tentativa, como así solicitaban las acusaciones particulares.

En este caso, por mayoría, lo vieron como un delito de amenazas. También declararon al acusado, por unanimidad, culpable del delito de amenazas a una tercera trabajadora del banco.

Petición de penas

Tras la lectura del veredicto, las partes han vuelto a exponer sus peticiones de pena basándose en lo decidido por el jurado popular. Así la fiscal se mantuvo en la petición de 22 años por el delito de asesinato, ya que lo considera “una pena proporcionada a lo ocurrido”.

La variación vino en lo que respecta al segundo delito, al pasar de su petición de ocho años por intento de homicidio, a dos años por un delito de amenazas, y otros dos años más por el otro delito de amenazas, pasando así su petición inicial de 32 a 26 años de prisión.

Las acusaciones se mantuvieron en la petición de 25 años de prisión por el delito de asesinato y se adhirieron a las peticiones de la Fiscal en los dos de amenazas.

Finalmente, la defensa, a la vista del veredicto, solicitó una pena de 15 años de prisión por el delito de asesinato, ya que tuvo en cuenta los antecedentes del acusado, que no medió “ningún tipo de ensañamiento”, pidió perdón a la familia, se entregó voluntariamente y no intento huir.

En cuanto a los dos delitos de amenazas realizó una petición de seis meses de prisión por cada uno, considerando que si bien las víctimas tuvieron un miedo importante por entrar el acusado con una escopeta en la sucursal, para el abogado esto es un “aspecto subjetivo de las víctimas, ya que no hubo amenaza concreta”. Finalmente, volvió a apelar al estado mental de “trastorno” de su defendido, aunque el jurado no lo haya considerado acreditado.

Tras la sesión, el abogado manifestó a los medios que se encuentran “relativamente satisfechos con el veredicto” ya que, opinó, estaba más ajustado a la realidad considerar lo pasado con la empleada que también estaba en la oficina cuando mató al director un delito de amenazas que un intento de homicidio o un asesinato en grado de tentativa.

El letrado considera que había base suficiente en los problemas mentales de su defendido para haber reducido la responsabilidad penal, por lo que ve probable, a decisión de la familia, la opción del recurso. “Estaba totalmente fuera de sí, algo le tenía que pasar”, concluyó.