De tradición vinícola

Los preparativos para la construcción de varios edificios en Badalona sacan a la luz los restos de una villa romana dedicada a la producción y exportación de vino por todo el Imperio

67

Los preparativos para la construcción de una promoción de edificios en un solar de Badalona ha sacado a la luz los restos arqueológicos de una villa romana, ubicada en los suburbios de la antigua Baetulo, dedicada a la producción y exportación de vino por todo el Imperio.

Se trata de un yacimiento de más de 2600 metros cuadrados localizado en el terreno que ocupaba la antigua fábrica textil La Estrella, en el que hay proyectadas 369 viviendas y una nueva escuela y cuyas obras podrían empezar en 2021 en función de cómo avancen los trabajos arqueológicos.

Tal como explicó durante la visita la arqueóloga del Museo de Badalona, Clara Forn, el descubrimiento muestra un “espacio productivo” parecido a lo que actualmente sería una “masía” y en la que “los amos no vivían directamente, sino que la controlaban, aunque pudieran tener una o dos habitaciones”.

El conjunto lo forman los espacios donde se encontraban las prensas de vino, diferentes tipos de depósitos, además de los silos donde se almacenaban granos y donde se maceraba el vino.

“También hemos encontrado otro espacio cercano a la villa que sería un almacén y un espacio de dolias —contenedores cerámicos para fermentar el vino— donde se haría la maceración, los trabajos de reparación e incluso donde podrían dormir los trabajadores de esta explotación agraria”, continuó Forn.

Según la arqueóloga, uno de los aspectos más destacados del yacimiento es una inscripción de piedra con el nombre “Porcius” que han relacionado con Marcus Porcius, un gran productor local ligado a la ciudad romana de Baetulo —antigua Badalona— que se dedicaba a comerciar por todo el Imperio entre finales del siglo I aC e inicios del I dC.

Tal como detalló el director de la intervención arqueológica, Iñaki Moreno, este empresario romano mandaba marcar con su nombre ánforas que han sido encontradas por el litoral francés, en Roma e incluso en Londres, lo que pone de relieve tanto la importancia de su figura como la posibilidad de que Baetulo fuera el lugar desde donde operaba.

Por ese motivo, explicó, “los restos de los fundamentos de esta villa muestran el momento en el que ésta se enriquece, se monumentaliza y se convierte en potencia económica gracias a la exportación de vino”.

Otra de las piezas clave de la excavación y que también pasará a formar parte del acervo del museo de la ciudad es un candil con forma de “reciario” —gladiador romano—, una “pieza única” que se contrastará ahora con las pocas encontradas en Roma para que expertos internacionales evalúen su significado.

Conservación

“También ha salido mucho material que nos ha dado información tanto de la época romana como de otras que no teníamos prácticamente conocimiento, como la moderna y la medieval”, señaló Forn.

Las obras comenzaron el pasado octubre impulsadas por la Generalitat y por al Ayuntamiento como paso previo a la urbanización después de que en 2012 se hiciera una primera excavación con la que constataron la posibilidad de encontrar restos arqueológicos, hipótesis que estudian desde 2008.

La previsión es que los trabajos terminen a finales de agosto, cuando los expertos valorarán qué puede conservarse o trasladarse a un espacio protegido para que pueda construirse la promoción de pisos, ya que, a diferencia del centro de Badalona, este solar no está protegido.

“Ahora el Museo de Badalona y el Departamento de Cultura de la Generalitat han de determinar qué es preciso hacer con lo que se ha encontrado, si taparlo o si se tiene que trasladar”, indicó el secretario general de Territorio y Sostenibilidad, Ferran Falcó.

Por su parte, el alcalde de Badalona, Álex Pastor, destacó “la magnitud de la explotación”.