De Guindos ve “probable” que la moderación se extienda a todo 2019

El vicepresidente del BCE cree que los riesgos de la eurozona “siguen alineados a la baja”

23
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos. / europa press
Publicidad

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, subrayó que es “probable” que la moderación de la economía de la eurozona se mantenga durante el conjunto de 2019, ya que los riesgos “siguen alineados a la baja”.

En un discurso pronunciado ayer en Madrid, el banquero español indicó que los riesgos y las incertidumbres geopolíticas que provocaron la ralentización de la economía a finales de 2018 siguen sobre la mesa. “Todos estos elementos indican que la moderación del ritmo de la expansión de la eurozona es probable que se extienda hasta este año”, explicó.

De esta forma, el vicepresidente de la autoridad monetaria dio más explicaciones sobre los motivos que llevaron al BCE a rebajar, en su reunión de marzo, el pronóstico de crecimiento para la eurozona en 2019 y 2020, situándolo en el 1,1% y el 1,6%, respectivamente.

“De cara al futuro, se espera que los efectos de los factores idiosincráticos que lastran el crecimiento económico se relajen, aunque a un ritmo más lento que el previsto inicialmente”, alertó De Guindos, añadiendo que los riesgos “siguen alineados a la baja” por la “persistencia” de las incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, la amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades de los mercados emergentes.

Por otro lado, el español ha asegurado que el retraso de la primera subida de tipos de interés, al menos hasta el final de 2019, asegura que la política acomodadiza del BCE no se verá “debilitada” por las expectativas “prematuras” sobre la primera subida, aludiendo a la posibilidad de que algunos participantes del mercado esperaran que los tipos de interés comenzaran a subir antes de septiembre.

No obstante, pese a que antes de su reunión de marzo el BCE aseguraba que mantendría los tipos en su nivel actual, “al menos hasta el verano de 2019”, el consenso de los analistas no esperaba que ese primer alza se produjera antes de 2020.