Dani Rovira posa con el conejo al que dobla en la presentación de la cinta.
Dani Rovira posa con el conejo al que dobla en la presentación de la cinta. / e.p.
Publicidad

Dani Rovira se refirió a las reivindicaciones feministas en el mundo del cine alegando que él, como hombre, prefiere comportarse cómo hizo en el 8M, “dando un pasito atrás, y apoyando a las mujeres”. Así lo expresó en una entrevista concedida con motivo de la presentación de la nueva película ‘Peter Rabbit’, a la que pone voz junto a Silvia Abril y Blanca Cuesta.

Por su parte, Abril se mostró conforme con la declaración de Rovira y añadió que es positivo “que se deje hueco a las mujeres”. Asimismo, aseveró que “ya no hay marcha atrás” y que gracias a que “se van asentando bases y se van generando movimientos”, a la mujer se le va a reconocer “cada vez más” el “lugar que debería ocupar en la sociedad”.

“Ese lugar debería haber sido nuestro desde los anales de la historia, pero por causas antropológicas no se ha dado. Aún así este camino ya está empezado y no se va a volver atrás”, remachó.

En cuanto a la película, basada en la saga de libros escritos e ilustrados por Beatrix Potter y dirigida por Will Gluck, ofrece un “sueño hecho realidad” en el que confluyen el mundo animal y el mundo humano y los animales hablan.
“Es una peli que se convierte en algo muy divertido cuando se mezclan el mundo humano con el animal. Me encantaría que eso pudiera ser realidad”, expresó Abril.

Asimismo, admitió que cuando observa a su perro siempre piensa que “se esconde un gentleman detrás” y siempre tiene la esperanza “de que acabe hablando” como lo hacen los personajes de Peter Rabbit.

‘Peter Rabbit’, que llega a la gran pantalla mañana, narra la historia del travieso y aventurero héroe que ha cautivado a generaciones de lectores y que ahora protagoniza su propia comedia. Peter (Dani Rovira) es un conejo que vive junto a su familia y amigos, y juntos forman un grupo variopinto de animales que hacen travesuras en la granja de los McGregor, con los que mantienen una serie de enfrentamientos a lo largo de todo el relato.

La película mezcla así los personajes del mundo animal, con una imagen cuasi real, y a los humanos, en un entorno rural de Gran Bretaña, y ahonda en temas como la construcción de edificios sobre madrigueras, el estrés producido por el trabajo en la gran ciudad y la necesidad de rectificar y del perdón.

Valores positivos

Por su parte, Cuesta resaltó que la cinta ofrece valores muy positivos tanto para niños como para adultos como es “pedir perdón” cuando actúas “de mala manera”. “Ni el prota es tan bueno, ni el malo es tan malo, y al final hay una reconciliación. Eso me emocionó mucho. Los conejos de la peli también se pasan, están confundidos y tienen una rabia que en un momento dado no saben gestionar”, explicó.

En cuanto al trabajo de doblaje, Rovira señaló que requiere “mucha energía y concentración mental” y que él “terminó muy cansado”. “Desde aquí mando el mayor de los aplausos a los dobladores profesionales porque, para mí, dos días de doblaje son infinitamente más cansados que una semana de rodaje”, expresó.

En este sentido, Abril indicó que a pesar del esfuerzo, el resultado en la sala de cine es “sumamente satisfactorio”. “A mi hay una cosa que me empieza a pasar y es que pienso que esta película ya queda ahí para siempre, y mi hija podrá verla cuando tenga mi edad y dirá: esa voz es de mi madre. Eso me hace una ilusión especial”, concluyó.