Cuatro detenidos en la investigación al exembajador de España en Caracas

Entre los arrestados está el hijo del exdiplomático por blanqueo de capitales de dinero procedente de Petróleos de Venezuela (PDVSA)

51
Raúl Morodo, exembajador de España en Venezuela. / efe
Publicidad

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional lanzó ayer una operación por blanqueo de capitales ordenada por la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción en la que se han practicado cuatro detenciones, entre ellas las de un hijo de Raúl Morodo, catedrático de Derecho Constitucional y ex embajador español en Caracas, según confirman fuentes policiales.

Fuentes jurídicas adelantaron que la operación incluía varios registros en oficinas de Raúl Morodo, de 84 años y ex embajador español en Caracas en el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, por una supuesta trama de blanqueo de dinero procedente de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La investigación del Juzgado Central de la Audiencia Nacional del que es titular Santiago Pedraz abarca a Raúl Morodo y a su hijo Alejo, así como a varios socios, por supuestamente blanquear fondos venezolanos facturando por servicios de asesoría legal.

En concreto, Anticorrupción persigue a Morodo y a su hijo por presuntos delitos de corrupción en las transacciones internacionales por las supuestas labores de consultoría a altos cargos venezolanos, y por el supuesto blanqueo posterior de los capitales obtenidos, de acuerdo a las fuentes jurídicas consultadas.

En el caso de Morodo hijo, se le viene investigando por el cobro de 3,8 millones de euros de PDVSA a través de una sociedad instrumental panameña con cuenta en Suiza entre los años 2008, cuando su padre abandonó el cargo, y 2013, según avanzó El Español en 2016.

Profesor de derecho Constitucional, Raúl Morodo fue nombrado embajador de España en Venezuela en julio de 2004, en la primera legislatura del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Con anterioridad fue embajador en Portugal, diputado europeo, vicepresidente de la Internacional Liberal y Progresista y embajador extraordinario ante la UNESCO.

Se trata de la segunda causa por blanqueo de capitales procedentes de presuntos delitos de corrupción en Venezuela que lleva la Audiencia Nacional, donde el Juzgado Central de Instrucción número 2 sigue las pesquisas sobre los pagos de la asturiana Duro Felguera en aquel país.

En paralelo, dos juzgados de instrucción de Madrid tienen causas abiertas por delitos similares contra altos cargos del Gobierno de Hugo Chávez que con la llegada de Nicolás Maduro, recalaron en España, como el exministro de Energía Nervis Villalobos.

Además, siete diputados de la Asamblea Nacional de Venezuela presentaron la semana pasada una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para instar a las autoridades españolas a investigar a otros tantos altos cargos y empresarios que se han instalado en el país.

Solicitan que se contraste el origen del patrimonio del que, dicen, hacen gala en España, y se persigan los delitos de corrupción y blanqueo de los que pudiera proceder.

El saqueo a PDVSA lo investigan tres países europeos (Portugal, Andorra y España), además de EEUU, que tienen en el punto de mira a decenas de ciudadanos venezolanos por lavar cientos de millones de euros obtenidos de sobornos cuando ostentaban cargos en empresas públicas bajo la presidencia de Chávez.

Solo en España la justicia persigue a una veintena de ellos como el exviceministro de Energía de Chávez Nervis Villalobos o Luis Fernando Vuteff, yerno del opositor venezolano y exalcalde de Caracas exiliado en España Antonio Ledezma.

Otro país que tiene bajo la lupa a estos funcionarios corruptos es Andorra, donde una juez procesó a Villalobos y a otro exviceministro venezolano, Javier Alvarado, junto a otros antiguos altos cargos de PDVSA, por un presunto expolio de 2.000 millones de dólares a la compañía.