El jugador de la Juventus, Cristiano Ronaldo, sale de la Audiencia Provincial entre una nube de periodistas.
El jugador de la Juventus, Cristiano Ronaldo, sale de la Audiencia Provincial entre una nube de periodistas. / EFE
Publicidad

El futbolista portugués Cristiano Ronaldo ratificó ayer en la Audiencia Provincial de Madrid el acuerdo que alcanzó el pasado verano con la agencia Tributaria para saldar sus cuentas con la Justicia española, aceptando una condena de 23 meses de cárcel al reconocer que cometió cuatro delitos fiscales al defraudar 14,7 millones de euros entre 2011 y 2014.

“Ya está, ya está. Todo perfecto”, dijo nada más salir de las instalaciones judiciales. Tranquilo y con una amplía sonrisa, Ronaldo llegó a esta sede judicial en una furgoneta de alta gama acompañado por su pareja, Georgina Rodríguez, y su abogado José Antonio Choclán.

Más de un centenar de medios le esperaban a las puertas de la Audiencia, donde se colocaron numerosas vallas que cubren la totalidad de las escaleras de acceso para evitar incidentes.

El ‘paseíllo’

Durante el ‘paseíllo’, que realizó de la mano de Georgina, Ronaldo se paró a firmar un autógrafo a un hombre que llevaba una pancarta con imágenes de su ídolo. El abogado del portugués había solicitado que se le permitiera acceder por el garaje. Tras denegarle la Audiencia esta petición, Choclán insistió sin éxito en su solicitud ante la Presidencia de la Audiencia.

En el interior de las instalaciones judiciales, el delantero de la Juventus esperó cerca de media hora en una de las salas de testigos protegidos, según fuentes jurídicas.

Entretanto, los vigilantes de seguridad tuvieron que desalojar la planta al concentrase cerca de 40 funcionarios que querían tomar imágenes del futbolista y obtener un autógrafo. No obstante, alguno de ellos logró obtener una instantánea junto al futbolista.

A CR7 le bastaron unos minutos para zanjar sus problemas tributarios. Ronaldo entró en la Sala de la Sección 17 y ratificó el acuerdo. Lo hizo acompañado por Georgina, mostrándose ambos “receptivos” con el tribunal.

Tras reconocer que defraudó a la Hacienda española, aceptó una condena a 23 meses de prisión por cuatro delitos fiscales, pero no entrará en la cárcel por el pago de 18,8 millones de euros. El acuerdo se fraguó el pasado verano.

En la sentencia, consta que en “el acto del juicio, el acusado reconoció los hechos y mostró su conformidad con el escrito de conclusiones”. Además, decreta la sustitución de las penas de prisión impuestas por una pena de multa de cuarenta y ocho meses con una cuota diaria de 250 euros.

Cuenta saldada

En cuanto las penas, se le imponen seis meses de prisión por el delito contra la Hacienda Pública relativo al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de 2011. Y multa de 567.247’85 euros con la pérdida del derecho a obtener incentivos o ayudas fiscales o de la Seguridad Social durante un año.

Por la evasión fiscal de 2012, se le condena a seis meses y 15 días, así como a una multa de de 809.224,48 con otro año sin ayudas fiscales. De igual modo, los otros dos delitos fiscales le suponen once meses de prisión y 15 días, con multa de 1.598.094,84 euros y 227.391,81 euros.

A su salida, el actual delantero de la Juventus y ex del Real Madrid, de nuevo lucía una amplia sonrisa y, a la pregunta de si creía que había saldado ya sus cuentas con la Justicia española, respondió tajante: “ya está, ya está”. Ya a punto de entrar en el coche, comentó a uno de los periodistas que todo había ido perfecto.

Según los hechos, el futbolista ocasionó un perjuicio a la Hacienda Pública 5.717.174 euros. De dicha cantidad, a fecha del pasado 13 de julio el acusado ha ingresado en la Agencia Estatal de Administración Tributaria 5.698.411,70 euros y otro millón más (1.090.632,41) en pago por los intereses de demora generados hasta ese día con lo que la deuda penal, para la Fiscalía, ha quedado satisfecha.

Desde enero de 2010 el jugador adquirió la condición de residente fiscal en España, optando por el régimen fiscal especial aplicable a los trabajadores desplazados.