Cospedal avisa de que la soberanía no se puede «negociar ni trocear»

La ‘número dos’ del PP avanza que Rajoy defenderá en el Congreso que las decisiones sobre el futuro del país «descansan y se ejercen» por «todos y cada uno» de los españoles

0

El Congreso se prepara para, en su sesión plenaria de mañana, dedicar cerca de seis horas de debate a la consulta independentista de Cataluña con un resultado anunciado: Unos 300 diputados de al menos PP, PSOE, UPyD y UPN rechazarán su tramitación.

Ayer, la secretaria general de los populares avanzó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defenderá que la soberanía de España «no es una cuestión que afecte a unas siglas de un partido político», sino que «se ejerce» por todos los españoles, ya que «descansa, se refleja y se respira» en cada uno de los 47 millones de ciudadanos que viven en «todos y cada uno de los rincones» del país.

En este sentido, la también presidenta castellano-manchega insistió en que la soberanía «es algo compartido, no es nada individual», aseverando que no se puede «negociar, trocear ni repartir». «Se ejerce conjuntamente entre todos y por todos», subrayó.

Dicho esto, la número dos del PP indicó que espera que el PSOE esté «a la altura de las circunstancias» en el debate y que quede claro que los populares con los socialistas «siempre» van a «defender juntos» a la nación.

Por ello, declaró que «sobre España y sobre los ciudadanos deciden todos los españoles» y apuntó que así lo dice la ley y así lo impone la Constitución.

«Desde el Gobierno y desde el PP, al monólogo del soberanismo le vamos a contestar con el diálogo de la ley, pero ésta no admite de ninguna manera que el diálogo la deje aparte», aseveró, para agregar que su partido no necesita «excusas» ni «ningún tipo de actuación para engañar a las personas» ni «alternativas imposibles» como «están haciendo otros».

Estas declaraciones no pasaron inadvertidas para el propulsor de la consulta, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien defendió la voluntad de entente y pacto que la comunidad ha mantenido históricamente con el Estado y aseguró que, si se deniega la petición de que se traspase la competencia de convocar una consulta de autodeterminación, los diputados «dirán que no a una ley, pero este no no podrá parar la voluntad del pueblo».

En la conmemoración del centenario de la Mancomunitat en el Palau de la Generalitat, se mostró convencido de que los parlamentarios autonómicos se explicarán con un tono positivo y constructivo, y señaló que, a diferencia de 1914, en este momento hay una gran estructura de Estado que es la social: «Lo que pasa en Cataluña, aunque algunos no se lo crean, no es el antojo de unos pocos, sino la voluntad de muchos».

Asimismo, remarcó que «el pueblo ha decidido que no se quedará en nada y, en poco, evidentemente, tampoco», avisando de que se expresará de forma pacífica y movilizándose en todas partes y no solo en la calle.