Tanto vecinos como trabajadores estuviendo intentando ayudar en la zona afectada por la riada.
Tanto vecinos como trabajadores estuviendo intentando ayudar en la zona afectada por la riada. / E.P.
Publicidad

Una riada en el municipio de Cebolla (Toledo) se ha saldado con una persona que permanece hospitalizada en Talavera de la Reina, varias contusionadas y numerosos daños materiales, mientras que las labores de limpieza se han intensificado este domingo con la movilización de más de un centenar de efectivos.

En declaraciones a los medios, la alcaldesa de Cebolla, Silvia Díaz del Fresno, ha informado que la situación no es igual que otras veces pues hay “muchísimo más barro y ha habido más desperfectos en las viviendas”, si bien ha asegurado que no ha habido que lamentar ninguna pérdida personal.

Díaz del Fresno concretó que se habría atendido a distintos vecinos con crisis de ansiedad y que solo hay una persona mayor hospitalizada que “tragó barro”, y que se encuentra en observación en el Hospital ‘Nuestra Señora del Prado’ de Talavera por si hubiera “alguna complicación derivada de su enfermedad tras la situación de ansiedad por la que pasó”.

La primera edil explicó que los vecinos están viviendo esta nueva riada “con nerviosismo” pues cada vez son más frecuentes este tipo de tormentas y ven necesario que hay que dar una solución pues, según ha subrayado, la riada no llegó solo del arroyo Sangüesa, sino que hubo “distintos focos por los que llegaba muchísimo agua”, como caminos vecinales, debido a la propia orografía del municipio.

Petición a la Confederación

Díaz del Fresno pidió a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) que dé permiso al Ayuntamiento para poder actuar. “No pedimos financiación, que necesaria es, pero lo que pedimos es una autorización para poder hacer algo”, a lo que ha añadido además que “los vecinos necesitan que se actúe y una solución definitiva puesto que las tormentas van actuando de una forma diferente, y la gente que vive en esa zona no duerme”.

Respecto a los daños, precisó que el personal del Ayuntamiento ya está elaborando un registro de las viviendas y de los vehículos ya se han retirado 13 que estaban en el arroyo y se encontraron dos más que llegaron a saltar la carretera CM-4000 y estaban junto al río, por lo que todavía pueden seguir apareciendo. “No podemos hacer todavía una valoración real”, dijo.

De hecho, durante la jornada de ayer domingo trabajaron en la zona más de cien efectivos a los que se sumaron los vecinos de Cebolla, que no tuvieron descanso desde la llegada de la riada este sábado pasadas las 16 horas.