Contenedores de muerte

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad logran aprehender en menos de 24 horas 170 kilos de cocaína sudamericana en el Puerto de Valencia y 57 de heroína afgana en el de Barcelona.

9

La jornada de ayer fue especialmente efectiva y fructífera para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en su lucha contra el tráfico de estupefacientes. Así, por un lado, Guardia Civil y Vigilancia Aduanera intervinieron en Valencia 170 kilogramos de cocaína; y por otro, miembros del Instituto Armado y de la Policía Nacional descubrieron un cargamento de 57 kilogramos de heroína en Barcelona. Ambas operaciones han permitido sacar de la circulación dos importantes alijos de droga, además de detener a algunos de sus responsables.

En el primer caso, efectivos de la Guardia Civil, en colaboración con Vigilancia Aduanera, intervinieron ayer 170 kilos de cocaína oculta en un contenedor del Puerto de Valencia, procedente del sur de América, según informaron fuentes de la Benemérita a través de un comunicado.

Desde hacía unos días, los agentes venían investigando, junto con el Servicio de Vigilancia Aduanera del Puerto de Valencia, una posible entrada de cocaína utilizando el denominado gancho perdido o rip off. Este método consiste en depositar en un contenedor unas bolsas con la droga en su interior, para posteriormente rescatarlas al llegar a su destino.

Fruto de las indagaciones efectuadas, el pasado día 29 de diciembre se abrió un depósito situado en uno de los departamentos del recinto portuario. En su interior se encontraron cinco bolsos que contenían un total de 170 pastillas de cocaína, que arrojaron un peso de 170 kilos aproximadamente. El transporte procedía del sur de América y su destino era España.

En la segunda actuación, Guardia Civil y Policía Nacional interceptaron un contenedor con destino al puerto de Barcelona que transportaba 57 kilos de heroína procedente de Afganistán y cuyo destino final era su distribución en toda Europa.

La operación, denominada Alfombras persas-Caro, ha permitido la desarticulación de la mayor organización criminal dedicada al tráfico internacional de heroína procedente del país asiático, que estaba integrada por seis personas de nacionalidad paquistaní y dos con ciudadanía española.

Las investigaciones se iniciaron hace siete meses y permitieron detectar a un grupo de traficantes que mantenía contactos con otras organizaciones radicadas en Pakistán y en otros países europeos y que trasladaban grandes partidas de droga hasta España simulando envíos postales de documentación y operaciones comerciales a través de las que camuflaban la droga.

Posteriormente, los investigadores detectaron que los delincuentes estaban preparando un gran envío de heroína por barco hacia Barcelona, lo que culminó el pasado mes de diciembre con la llegada del contenedor, y su posterior interceptación.

Además, la Audiencia de Málaga ha condenado a un matrimonio que fue sorprendido transportando droga oculta en el vehículo en el que viajaba junto a sus hijas menores de edad, con la intención de evitar levantar sospechas. Al hombre se le impone tres años de prisión como autor de un delito contra la salud pública y a la mujer, dos años como cómplice. En concreto llevaban casi 500 gramos de cocaína, según se indica en la resolución de la Sala.

El viaje familiar se realizó el pasado febrero de 2012 y el vehículo fue interceptado a la llegada del mismo. La sustancia iba oculta en un hueco debajo del asiento trasero derecho.

Así, el Tribunal precisa que la pareja venía en compañía de sus dos hijas, de uno y 11 años, «con la finalidad de evitar sospechas y realizar con impunidad el traslado de la droga», valorada en el mercado ilícito en casi 15.500 euros.