El Congreso ratifica el veto del Senado al techo de gasto

La Mesa del Hemiciclo excluye la enmienda del PSOE para anular la decisión de la Cámara Alta, que aspira a invalidar la senda del déficit diseñada por el Gobierno

31

La Mesa del Congreso que preside Ana Pastor acordó ayer, con los votos del PP y Ciudadanos, excluir la enmienda del PSOE para anular el veto irrevocable del Senado al techo de gasto a través de una ley de medidas contra la violencia machista. Por un lado, ‘populares’ y ‘naranjas’ presentaron sendos recursos pidiendo anular esa enmienda al considerarla un “fraude” al referirse a un asunto ajeno al objeto de la proposición de ley y recordando que ya está en tramitación una iniciativa legislativa específica sobre el veto del Senado a la senda de déficit.

Por otro, el PSOE y Unidos Podemos protestaron alegando que la Mesa del Congreso no tiene competencias para corregir a la Mesa de la Comisión de Justicia, donde los socialistas y ERC tienen la mayoría y la semana pasada aceptaron tramitar la controvertida enmienda. En ese contexto, la Mesa del Congreso, con los votos de PP y Ciudadanos, decidió admitir los recursos y corregir a la Mesa de la Comisión de Justicia, excluyendo esa enmienda de la tramitación de la ley de violencia machista.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, decidió comparecer para dar cuenta personalmente de la decisión ante lo “relevante” del asunto, subrayando que el órgano que preside es plenamente competente para adoptarla y retar a modificar el Reglamento a quien quiera que esto deje de ser así.

Según detalló, PP y Cs tumbaron la enmienda fundamentalmente por dos motivos y atendiendo a la doctrina fijada por el Tribunal Constitucional. En primer lugar, porque se trata de un hecho “inédito” que el Congreso tramite dos textos con un contenido “idéntico”, como son la enmienda del PSOE y la proposición de ley, también del PSOE, Unidos Podemos, ERC, Compromís, que el Pleno del Congreso acordó tramitar la semana pasada. Pastor explicó que no frenar esa reforma “duplicada” podría dar lugar a una situación de “inseguridad jurídica” porque ambos textos podrían dar lugar a resultados distintos e incluso “contradictorios”, aclaró.

Jurisprudencia

Como segundo argumento, la presidenta esgrimió la jurisprudencia del Tribunal Constitucional que establece que la Mesa del Congreso tiene competencia para “garantizar la necesaria homogeneidad y congruencia” de las enmiendas con el texto al que se presentan, no sólo en los supuestos en los que el Reglamento de la Cámara lo tenga previsto de manera expresa, sino también en los que no haya una previsión específica al respecto.

En este caso, afirmó que “es claro” que la enmienda no tenía “conexión con el objeto de la iniciativa legislativa que versaba sobre la lucha contra la violencia de género” y que por tanto, no “era congruente con su objeto, su espíritu ni sus fines esenciales”.

Cuando se le preguntó por qué en otras ocasiones la Mesa de la Cámara ha dejado pasar enmiendas que no tenían nada que ver con el texto enmendado y si a partir de ahora, como ocurre en el Senado, no permitirá que esa práctica se repita, Pastor dijo que “el criterio de la Mesa es siempre cumplir las sentencias del Constitucional”.