El Congreso de los Diputados aprobó los Presupuestos de 2018 de manera definitiva.
El Congreso de los Diputados aprobó los Presupuestos de 2018 de manera definitiva. / E.P.
Publicidad

El Pleno del Congreso aprobó definitivamente la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, tras aceptar 32 de las enmiendas introducidas al proyecto durante su tramitación en el Senado.

Entre los cambios finalmente incorporados a las cuentas se encuentran una mejora en las ayudas a víctimas de la talidomida y diferentes inversiones en infraestructuras para Aragón, a propuesta del Partido Aragonés (PAR).

En total, la Cámara Baja ratificó 32 enmiendas introducidas en el Senado, donde el PP cuenta con una cómoda mayoría absoluta, rechazando otras 14. La votación de estas propuestas era el último trámite parlamentario antes de su definitiva entrada en vigor, previa publicación de las cuentas en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Al concluir las votaciones, toda la bancada ‘popular’ se puso en pie para aplaudir a su exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya que fue su departamento el que negoció, elaboró y llevó las cuentas a las Cortes.

Montoro, desde su escaño de diputado, se levantño y agradeció con un saludo el cariño de sus compañeros de bancada. De su lado, la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría recalcó que la aprobación de proyecto demuestra que “el PP sigue gobernando desde la oposición”.

Pese al rechazo del PSOE a todas las enmiendas, la inmensa mayoría de los cambios han salido adelante gracias al apoyo o abstención de Unidos Podemos. En concreto, la que más aceptación encontró fue la relativa a las ayudas a las víctimas de la talidomida, que pasan a resultar el múltiplo de 12.000 euros por cada punto porcentual de discapacidad reconocida. Todos los grupos, a excepción del PSOE y Nueva Canarias, respaldaron la enmienda.

También salieron adelante una enmienda del PP que compromete al Gobierno por ley a cumplir con los calendarios y previsiones de licitación y ejecución en todas las infraestructuras de transporte y vivienda y obliga al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, a rendir cuentas cada tres meses en el Senado, donde el PP tiene mayoría, del cumplimiento de cada inversión.

Asimismo, también se aprobaron cambios en varios beneficios fiscales para determinados eventos, como la 50 Edición del Festival Internacional de Jazz de Barcelona, la Barcelona World Race o la Automobile Barcelona 2019.
Por otro lado, el Pleno del Congreso respaldó todas las inversiones para Aragón en las secciones de Agricultura y Fomento, incluidas en el Senado a propuesta del Partido Aragonés (PAR), a excepción de la relativa a la A-21 en su tramo por Jaca.

La que no salió adelante fue la enmienda de mayor afectación presupuestaria, ya que sacaba 26,6 millones de euros transferidos al Lanbide-Servicio Vasco de Empleo para destinarlos a la mejora del transporte público en zonas despobladas. La oposición de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT y PNV impidió su incorporación final al proyecto.

Y es que tras apoyar el PNV la moción de censura contra Mariano Rajoy, el PP anunció que modificaría parte de las inversiones comprometidas en el País Vasco. Concretamente, las enmiendas del Senado detraían inversiones por unos 31 millones de euros en esta comunidad.