Condena a la marcha proetarra

Los colectivos de víctimas del terrorismo denuncian el apoyo de ocho futbolistas de la Real Sociedad a la marcha que se celebrará el sábado en Bilbao para pedir el traslado de presos

Política y deporte no suelen hacer muy buenas migas, sobre todo, cuando se trata de una forma reivindicativa de derechos en la que se apoya la violencia y el crimen. Así, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) censuró ayer el «cinismo» de los ocho jugadores de la Real Sociedad que «aprovechan su imagen pública» para «promocionar una marcha de apoyo a etarras encarcelados por amenazar, asesinar, extorsionar y secuestrar».

Así, este colectivo criticó a los integrantes del conjunto txuri urdin, con su capitán, Mikel Aranburu, al frente. Y es que éstos expresaron su adhesión a la marcha que se celebrará el sábado en Bilbao en favor del traslado de los presos a cárceles vascas.

Tras recordar que estos privilegiados nunca se han «manifestado públicamente en favor de las víctimas», Covite señaló que, como jugadores del primer equipo de la Real Sociedad, «representan a miles de guipuzcoanos», «reciben el cariño y el apoyo de una afición» y son «ejemplo para futuras generaciones», por lo que consideró «cínica» su actitud.

«¿Estarían dispuestos a promocionar una marcha a favor de violadores, maltratadores, traficantes de droga, pederastas o proxenetas?, ¿qué motivo les impulsa a apoyar a los asesinos de tantas personas inocentes?», se preguntó este grupo.

Asimismo, la asociación afirmó que sabe que «el sentir mayoritario de los profesionales del fútbol de este país no coincide con el de estos ocho jugadores», e hizo un llamamiento a los equipos profesionales de este deporte a que «manifiesten públicamente su apoyo y participen en aquellas iniciativas en favor del recuerdo y homenaje a las víctimas del terrorismo».

Covite, que se suma a las peticiones de la AVT, PP y UPyD para que se prohíba la manifestación, advirtió de que no se debe entrar «en una dinámica en la que los terroristas tienen derecho al acercamiento a otros centros, reducciones de condena o excarcelaciones por el mero hecho de dar por finalizada su etapa asesina sin pagar por ello a la Justicia».

El colectivo Voces contra el Terrorismo (VCT), que preside Francisco José Alcaraz, se expresó en términos similares: «La solidaridad de estos futbolistas con los asesinos de ETA deja en evidencia la catadura moral que estos profesionales del deporte tienen, al utilizar su imagen pública en apoyo a unos asesinos que tienen en su haber casi 1.000 asesinados y miles de heridos, muchos de ellas por defender la seguridad de la que estos futbolistas disfrutan cuando son protegidos por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado».

Desde UPyD, el parlamentario Gorka Maneiro señaló que «se echa mucho de menos la posición de los jugadores de la Real en la defensa de las víctimas», al tiempo que exigió que la marcha del sábado fuera declarada ilegal, mientras mostró su decepción con el Gobierno vasco por permitirla.

Por otra parte, el grupo de apoyo a la oficialidad de las selecciones deportivas vascas, Esait, denunció el «linchamiento mediático» que están «sufriendo y que seguirán sufriendo» los ocho jdeportistas. Tras expresar su «total apoyo» a éstos, aplaudió la «valentía que han tenido de hacer causa común con el sentimiento de una gran mayoría de la sociedad vasca que apoya dicha manifestación».

Mientras, las peticiones para que el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz prohíba la manifestación respaldada por el colectivo de familiares de reclusos etarras Etxerat se van sumando. Voces contra el Terrorismo, que preside Daniel Portero, hijo del fiscal Luis Portero, asesinado por ETA en 2000, en un escrito dirigido al Juzgado de guardia esta semana, señala que de celebrarse ese acto se estaría incurriendo en un delito de enaltecimiento del terrorismo porque durante su transcurso podrían mostrarse fotografías de presos etarras, tal y como han hecho en otras convocatorias similares.

Como se puede ver, la sombra de la banda terrorista se seguirá proyectando durante toda la semana con este polémico asunto, si bien ayer se supo que aún hay ayuntamientos que cobijan a ETA y sus cachorros. Así, la Casa de Cultura del municipio navarro de Burlada fue el lugar escogido el año pasado por los cuadros directivos de Segi para llevar a cabo al menos dos reuniones orgánicas de importancia para la cantera de ETA en las que se debatió en profundidad sobre cómo relanzar el frente juvenil de la banda en la región.

FuenteAGENCIAS  SAN SEBASTIÁN
Compartir