De izquierda a derecha, José Manuel Villegas, Albert Rivera, Nacho Prendes y Patricia Reyes.
De izquierda a derecha, José Manuel Villegas, Albert Rivera, Nacho Prendes y Patricia Reyes. / Europa Press
Publicidad

Ciudadanos decidió retomar una de sus principales reivindicaciones, la supresión de los aforamientos políticos, para la primera interpelación que dirigirá al Gobierno socialista en este curso parlamentario. El miércoles el partido naranja debatirá con la ministra de Justicia, Dolores Delgado, sobre esta cuestión y una semana después, el 18 de septiembre, someterá votación una moción que incluirá ya un mandato concreto al Gobierno.

En el texto de su interpelación, los de Albert Rivera vuelven a defender la necesidad de seguir tomando medidas para fomentar la transparencia y luchar contra la corrupción, entre las que citan garantizar la independencia del Poder Judicial, reformar la Ley Electoral, prohibir la concesión de indultos por delitos de corrupción y suprimir los aforamientos políticos.
Ciudadanos lamentó que en lo que va de legislatura no se haya podido aprobar ninguna de las iniciativas que registraron sobre estas cuestiones y quiere recabar la opinión del nuevo Gobierno de Sánchez sobre las mismas y sobre las que tiene pensado impulsar el Ejecutivo en materia de regeneración.

A nivel nacional no se ha dado ningún paso para cambiar la Constitución y despojar a los diputados y senadores de la posibilidad de ser juzgados directamente por el Tribunal Supremo, pero sí se ha avanzado en algunas autonomías que han introducido esta medida en sus reformas estatutarias.

Este mismo jueves el Pleno del Congreso tiene previsto aprobar para su remisión al Senado el nuevo Estatuto de Canarias, que contempla despojar del fuero a los diputados de las islas, y además están en tramitación las reformas estatutarias de Murcia y Cantabria, que recogen la misma medida.

Partido Popular

Por su parte, el PP intentará el próximo martes que el Pleno del Congreso inste al Gobierno socialista de Pedro Sánchez a presentar un nuevo modelo de financiación autonómica junto con los Presupuestos Generales del Estado de 2019, un proyecto que, si cumple la ley, el Ejecutivo debería aprobar a finales de este mes.

Así figura en la moción que el Grupo Popular someterá a debate y votación el próximo martes en la Cámara Baja y que es consecuencia de la interpelación que el PP dirigió el pasado día veinte del mes de junio a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

En concreto el Partido Popular quiere que el Congreso inste al Gobierno a “presentar, coincidiendo con el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019, un nuevo modelo de financiación autonómica y local que garantice el acceso de todos los españoles a servicios públicos equivalentes con independencia del territorio en el que viven”.

Aunque en el texto no pone fecha, la presentación del proyecto de Presupuestos Generales, según establece la Constitución, debe hacerse antes del 30 del mes septiembre del año anterior.

En la iniciativa se recuerda que la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) fue aprobada en 2009 con el Gobierno del PSOE, no se cambió cuando tocaba por la caída de la recaudación tributaria durante la crisis, pero que ahora se debe hacer.

De hecho, asegura que “en el año 2017, una vez recuperados los niveles de ingresos previos a la crisis, el Gobierno de Mariano Rajoy dio todos los pasos necesarios para avanzar hacia un nuevo modelo de financiación que contara con el máximo consenso posible”.