Los padres de la menor enferma han sido condenados por utilizar a su hija en su beneficio .
Los padres de la menor enferma han sido condenados por utilizar a su hija en su beneficio . / E.P.
Publicidad

La Audiencia Provincial de Lleida condenó a cinco años de cárcel y a pagar una multa de 3.000 euros al padre de la menor Nadia, Fernando Blanco, por utilizar la enfermedad de su hija, afectada de tricotiodistrofia, como engaño para conseguir dinero de terceros en concepto de donaciones, y a la madre, Marga Garau, a tres años y seis meses y a pagar una multa de 2.400 euros.

La sentencia considera acreditado que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros y condena a los padres a hacer frente a una indemnización a cada una de las personas perjudicadas por su engaño como responsables civiles.

Consideran probado que la niña sufre tricotiodistrofia, enfermedad genética de las catalogadas como raras que provoca alteraciones cutáneas, oftalmológicas y trastorno del desarrollo y del lenguaje en un contexto de inteligencia límite, aunque sin riesgo vital inminente.

Afirma la sentencia que, aprovechando la enfermedad de la menor, los ahora condenados “urdieron un plan para obtener un lucro patrimonial ilícito”, constituyendo la Asociación Nadia Nerea para la tricotiodistrofia y enfermedades raras de Baleares, figurando en sus estatutos como presidente de la misma el acusado Fernando Blanco y como tesorera la acusada Margarita Garau.

Durante el periodo en que los acusados pidieron ayudas y donativos con la excusa de sufragar tratamientos farmacológicos, médicos y quirúrgicos de la menor y para investigar la enfermedad que la misma padecía, entre los años 2014, 2015 y 2016, se ha acreditado que percibieron un total de 412.450,44 euros en concepto de donaciones, según la sentencia.
En esa cifra están incluidos 3.000 que transfirió Grupo Inversor Para El desarrollo SL, que se personó como acusación particular en la causa y que ya había transferido 10.000 euros con anterioridad, lo que suma un total de ingresos debidamente acreditados de 422.450,44 euros, de los que unos 20.000 se destinaron a gestos de la niña y a donaciones a otras fundaciones.

Por otro lado, el abogado de Marga Garau, la madre de Nadia recurrirá al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) la sentencia que la condena a tres años y medio de cárcel por estafa continuada agravada utilizando la enfermedad de su hija como engaño para conseguir dinero como donaciones.

Excesiva

“Nos parece que la condena es excesiva”, afirmó el abogado de la madre, Alberto Martín, para quien quedó demostrado que la participación de su cliente es menor que la del padre de la niña, Fernando Blanco, condenado a cinco años de prisión.

Martín consideró también que los 402.232,65 euros de enriquecimiento de los progenitores con la estafa, según recoge la sentencia, es “una tercera parte de las cifras que se habían dicho”.

Por su parte, el despacho que representa al padre, señaló este miércoles que todavía no se les ha notificado la sentencia de la Audiencia de Lleida.