Cifuentes: «Si la Policía no hubiera intervenido, toman el Congreso»

La delegada del Gobierno en Madrid cree «proporcional» la labor de los agentes ante los violentos, mientras Rajoy destaca que la inmensa mayoría de los españoles no se manifestó

0

En plena resaca del 25-S, varios miles de personas volvieron a congregarse ayer en la zona de Neptuno, en la segunda jornada de protestas junto al Congreso, aunque esta vez no se pidió permiso a la Delegación del Gobierno en Madrid. Al cierre de esta edición, las cercanías del Cámara estaban tomadas por la Policía, mientras la manifestación se desarrollaba de una forma pacífica.

No ocurrió así el día anterior, cuando la violencia invadió la capital y los agentes del orden tuvieron que defender el Congreso. A este respecto, la Delegada del Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, avanzó por la mañana que si la Policía Nacional no hubiera intervenido «como lo hizo», se habría tomado la Cámara Baja «con toda seguridad». Además, elogió la «magnífica» actuación de los agentes frente a «algunos manifestantes» que ejercieron «demasiada violencia».

Pese a reconocer que «la gran mayoría» de las personas que estaban allí eran «pacíficas», la popular explicó que se intentó de manera «sucesiva» entrar al Parlamento saltándose el perímetro de seguridad.

A su juicio, la Policía «tuvo una actuación «absolutamente proporcional» y «muy profesional», «repeliendo agresiones», puesto que fueron «objeto de todo tipo de lanzamientos por parte de algunos manifestantes».

Para Cifuentes, «lo que había sido casi hasta las ocho de la tarde una manifestación absolutamente tranquila, se convirtió en un incidente muy violento, porque había grupos de radicales», por lo que la jornada se saldó con «35 detenidos y 64 heridos, prácticamente la mitad de ellos, 27, son agentes».

Uno de los civiles heridos, que tuvo que ser ingresado en el Hospital 12 de Octubre tras sufrir una lesión medular, evoluciona favorablemente y ha recuperado la sensibilidad en sus extremidades.

También elogió la actuación de las Fuerzas del Orden el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que aseguró que procedieron «magníficamente», ya que «algunos manifestantes» usaron «demasiada violencia». «La Policía cumplió la ley en unas circunstancias especialmente complejas», subrayando que, cuando «carga, es porque se ve obligada a hacerlo».

El director General de la Policía, Ignacio Cosidó, añadió que entre los detenidos -ocho de ellos serán acusados hoy, entre otros delitos, de atentar contra la Constitución y las instituciones- hay personas con antecedentes penales, una de ellas por homicidio doloso.

Mientras, desde Nueva York, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló que «la inmensa mayoría» de los españoles «no se manifiestan» y «no salen en las portadas de los periódicos», por lo que pidió de manera general contención para que «los intereses de vuelo corto» no «estropeen» la «grandeza» de la mayoría.

Horas antes, la Coordinadora 25-S aseguró que se produjeron «cargas absolutamente desproporcionadas por parte de la Policía». Para el portavoz del movimiento reivindicativo Chema Ruiz «con la dinámica que han cogido», pronto se comenzarán a «habilitar pelotones de fusilamiento».