Chacón se marcha para volver

La exministra de Defensa y una de las candidatas a liderar el PSOE renuncia a su acta de diputada para irse a Miami a dar clases y anuncia que tomará parte en las próximas primarias

2

La cabeza de lista del PSC en las últimas elecciones generales y aspirante a liderar el PSOE en el último congreso federal, la exministra Carme Chacón, provocó ayer un terremoto mediático en Ferraz al anunciar que renuncia a su acta de diputada en el Congreso y que se marcha a EEUU, concretamente a la Universidad de Miami, a dar clases. Eso sí, por si había dudas, comentó que deja el escaño «pero no la política», añadiendo que el «proyecto de renovación» que ella tenía para el partido «sigue vigente» y que quiere participar «muy activamente».

«Yo tenía un proyecto de renovación generacional y política que presenté hace un año y medio. Creo que sigue vigente y no solo para el socialismo español, sino que se hace extensivo a todo el sistema de formaciones y a nuestras instituciones, que dan todas ellas muestras graves, preocupantes, de desgaste y deterioro», manifestó en varias ocasiones en una rueda de prensa en el Congreso.

Y así llegó la hora de lanzar dardos envenenados a su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y antiguo jefe, ya que ahora mismo es una militante de base con este falso paso atrás: «Mi intención es que ese proceso de renovación se pueda abrir cuanto antes y contribuir a él muy activamente desde donde mis compañeros decidan que debo estar». Eso sí, a pesar de la insistencia de los periodistas, no confirmó expresamente si tiene ya decidido presentarse a las primarias, recalcando que, en todo caso, lo importante no es «el dorsal», sino que su proyecto de renovación «sigue plenamente en vigor».

«Pero voy a estar ahí, y muy activamente, creo que tienen que pasar cosas en mi partido, que tienen que pasar cuanto antes pero con todo el respeto y con toda la lealtad, esa es una decisión que tiene que tomar quien está ahora al frente del barco», remarcó. El aludido no contestó.

De este modo, la exministra reconoció que no comparte el calendario de la actual dirección del PSOE -que pasa por no convocar las primarias hasta después de las elecciones europeas de 2014 al menos-, pero subrayó que están «en su legítimo derecho» de aplicarlo y que lo respeta.

También dejó ver que sus planes pasan por volver a la política nacional, más que a la de su región, puesto que el proyecto que presentó hace un año «tenía que ver con toda España», aunque eso incluya a Cataluña. Con todo, insistió en que sus relaciones con la dirección del PSC «son magníficas». Pere Navarro no tuvo más remedio que salir a la palestra y mostrarle todo su apoyo, si bien nadie olvida los desencuentros que mantuvieron en el Congreso saltándose la disciplina de partido, a lo que se sumaron las veladas amenazas de éste de que podría no concurrir a la Cámara Alta en los siguientes comicios por su autonomía.

No obstante, quiso lanzar un mensaje a los políticos de su comunidad remarcando que «no hay futuro para Cataluña en el enfrentamiento, en la división ni en la ruptura, ni negando a Cataluña una parte de sí misma». Por eso, está convencida de que se acabará imponiendo la vía federal.

Esté donde esté, incidió, no va a «perder la voz» para opinar en el momento «tan duro» al que, a su juicio, ha llevado a su región su presidente, Artur Mas. «La fractura social, interna, la negación de una parte de la propia Cataluña… Para eso no voy a necesitar ninguna embajada, no me la van a tener que poner», remachó. Desde el PP se criticó que deje aún más solos a los constitucionalistas del PSC.

Por último, a modo algo profético y tras aplaudir a los periodistas y a la limonada del bar del Hemiciclo, concluyó: «Me voy con billete de ida y con billete de vuelta».