Cataluña sopesa seguir a Valencia y acudir al Fondo de Liquidez Regional

Valencia recibirá el primer tramo del montante entre agosto y septiembre y Andalucía, Extremadura y Canarias rechazan la posibilidad de tener que acudir en busca de liquidez.

0

Valencia abrió el viernes la puerta al Fondo de Liquidez Autonómica para hacer frente a los vencimientos de deuda de 2012 y parece que será la primera de una lista en la que le seguirán otras regiones. Por el momento, el Govern está sopesando si Cataluña debe acudir a este fondo, según argumentó ayer el secretario de Organización de CDC y diputado de CiU en el Parlament, Josep Rull, aunque negó que se trate de un «rescate». Identifican la posibilidad de recurrir a este salvavidas como «una ayuda y no como un rescate», una opción que, aseguró, aún no contemplan. Es más, según Rull, se trataría de un «mecanismo de ayuda puntual» que debe ir en paralelo a la demanda del pacto fiscal.

«Cataluña puede buscar mecanismos para hacer frente a problemas de tesorería, pero esto es una cosa puntual. La cuestión estructural es cambiar el modelo de financiación», expuso. En la misma línea se pronunció el portavoz del Govern, Francesc Homs, quien afirmó que el Gabinete catalán estudiará si recorre al fondo de liquidez autonómica, pero que, en caso de hacerlo, no se trataría de una intervención, sino de una línea de crédito.

Para el portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, es «más que probable» que el Ejecutivo autonómico se acoja a la línea crediticia abierta en el ICO, lo que, a su juicio, equivaldría a abrir las puertas a una intervención de Cataluña por parte del Estado.

Mientras unos determinan si necesitan ese crédito extra para cumplir con la cifra de deuda exigida por le Gobierno central, otros hacen ya números con lo que esperan recibir. Así, el conseller de Economía, Industria y Comercio, Máximo Buch, aseguró ayer que el Gobierno de Fabra recibirá la ayuda solicitada entre agosto y septiembre, con «un interés parecido al del Tesoro español» y descartó que suponga «una pérdida de soberanía» del Consell ni que vaya a provocar más recortes.

Asimismo, adelantó que tienen que «hablar» con Hacienda del montante que finalmente pedirán porque «si otras comunidades solicitan estas ayudas» a la Comunidad Valenciana le corresponderá «un 10 por ciento aproximadamente», aunque en cualquier caso garantizó que por la solicitud de estos fondos «no van a haber más recortes». En cualquier caso, aclaró que estas ayudas «se van a desembolsar por tramos» y que el tipo de interés será «parecido al que tiene el Tesoro español, a largo plazo, igual que con los ICOS».

Por el momento, solo Andalucía, Asturias y Canarias han rechazo por completo la necesidad de intervención de los fondos estatales para sus regiones, pero aún quedan otras muchas por pronunciarse una vez abierta la veda.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, reconoció que el escenario actual es «tremendamente complicado y difícil», pero consideró que atendiendo a las cuentas, al endeudamiento y a la situación que vive la región, la comunidad «tiene todavía un camino por delante antes de acudir» a esa medida.

En la misma línea se pronunció el presidente del Principado, Javier Fernández, quien matizó que la situación financiera de Asturias es «distinta y afortunadamente mejor que la de Valencia» y el presidente canario, Paulino Rivero, afirmó que el archipiélago no tiene previsto pedir rescate alguno porque es la comunidad autónoma menos endeudada.