El líder popular, Pablo Casado, durante su intervención en la “Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco. / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, expresó ayer su preocupación por que la “incierta investidura” del candidato socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno pueda “cerrarse de mala a manera”.

Casado participó en Vitoria junto con otros dirigentes del partido en la “Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco”, organizada por las Nuevas Generaciones del partido, cuando se cumplen 22 años del asesinato por ETA del concejal popular.

En su intervención se refirió al acercamiento que se ha producido en las últimas horas entre el PSOE y Unidas Podemos tras la renuncia del líder de la coalición morada, Pablo Iglesias, a formar parte del Gobierno.

Casado calificó estos últimos movimientos como una “simulación de novedad para hacer lo previsible: que el PSOE pueda pactar con quien lleva pactando todo el mes”, ya que ha llegado a acuerdos —algunos aún en trámite, reconoció— en diez diputaciones, diez capitales de provincia y siete autonomías.

En ese sentido, lamentó que después un “año en la rueda del hámster del calendario electoral” España continúa “fuera de la normalidad política con una investidura incierta” que además puede “cerrarse de mala manera”.

Por tanto, el líder popular llamó a reflexionar y “elevarse por encima del ruido diario” para dar salida a la situación.

Reivindicó además los “acuerdos satisfactorios” que el PP ha logrado en varias comunidades autónomas y ayuntamientos y confió en que “después de Murcia se logre un entendimiento en la Comunidad de Madrid pronto” entre PP, Ciudadanos y Vox que permita la investidura de la popular Isabel Díaz Ayuso.

Homenajes terroristas

De otra parte, el PP ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición de ley orgánica para que los delitos de terrorismo no prescriban y para que la convocatoria de homenajes a personas condenadas por terrorismo constituya un delito penado con hasta tres años de cárcel incluso aunque no se celebren.

El anuncio lo hizo el propio líder popular en su intervención. Casado constató que “desgraciadamente” se siguen organizando homenajes a etarras que salen de prisión, cuando realmente “debe ser el tiempo de la memoria frente al olvido, de la reparación y del homenaje a quienes realmente lo merecen”, en alusión a las víctimas del terrorismo.

Por ello, los populares van a plantear una iniciativa para extender el reproche penal que ya existe a la convocatoria de bienvenidas a etarras, a “la convocatoria de actos de homenaje, recepción pública o concesión de honores a personas condenadas por delitos de terrorismo”.

Estos se traduce en que quien convoque o prepare un homenaje a un expreso de ETA estará cometiendo un delito, con independencia de que finalmente el acto se celebre o no, explicó el líder popular.

Se trata de “impedir y reprimir” los actos de enaltecimiento “evitando la impunidad de acciones humillantes y denigratorias para las víctimas como pueden ser los homenajes públicas a condenados por terrorismo”, precisó.