El presidente del PP, Pablo Casado, a su llegada al Congreso.
El presidente del PP, Pablo Casado, a su llegada al Congreso. / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, afirmó que la Constitución está “viva” y es la “mejor vacuna contra el radicalismo, el populismo y el nacionalismo”. Aunque dijo estar de acuerdo con algunas de las reformas puntuales que propuso el Consejo de Estado en un informe elaborado en 2006, subrayó que no es el momento de “abrirla en canal” ante las “graves amenazas” a las que se enfrenta España.

“Abrir ahora mismo un proceso de reforma agravada de la Constitución, acabaríamos teniendo en la mesa la república, la nación catalana y la ruptura del propio sistema político y de nuestra monarquía parlamentaria y constitucional, que pensamos que ha sido la garante de estos 40 años de concordia y éxitos compartidos”, proclamó.

A su llegada al Congreso para participar en el acto solemne en homenaje a la Carta Magna, el líder de los populares subrayó que el texto fundamental está “en plena forma y no acusa la crisis de los 40, sino todo lo contrario”.

“Somos el único partido que no aboga por su reforma y pensamos además que la Constitución española sigue siendo el mejor muro de contención contra los enemigos de la libertad, contra el nacionalismo excluyente y contra el populismo”, enfatizó, para añadir que están “orgullosos” de una generación “excepcional” que supo “unirse y mirar hacia el futuro”.

Casado destacó que la Carta Magna “no solo es el monumento a la concordia sino la muralla frente a aquellos que la quieren poner en riesgo”. “Por eso pensamos que el PP, en su defensa, está haciendo un gran servicio a España”, aseveró.

Al ser preguntado por si el PP rechaza de plano la reforma de la Ley Fundamental, Casado admitió que su partido está de acuerdo con la mayoría de los puntos que recogía el informe que realizó en 2006 el entonces presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio y Llorente, como la sucesión en la Corona, la denominación de las comunidades, y cuestiones relativas a la UE o la disposición transitoria de Navarra.

Sin embargo, insistió en que no es momento de abrir ese proceso de reforma porque sigue siendo una norma “útil y la mejor vacuna” contra el populismo, radicalismo y nacionalismo”, que son las cuestiones que ahora “más preocupan” a su partido.

No abrir en canal

A su entender, la Carta Magna se puede desarrollar legislativamente, por ejemplo a través del Título VIII dejando claro cuáles son las competencias estatales y autonómicas. Se trata de “no reabrir en canal el sistema” que es lo que, en su opinión, pretenden los nacionalistas y los populistas. “Y no sé muy bien qué posición tiene el PSOE al respecto”, apostilló.

“Creemos en un Estado autonómico pero unido; creemos en una España plural pero cohesionada; creemos en un pueblo español diverso pero con los objetivos compartidos históricos y de futuro”, manifestó, para dejar claro que el PP no va a participar “de ninguna reforma” que plantean algunas formaciones “por agenda propia y coyuntural” y no por “razones de urgencia de la nación española”.

En su intervención, Casado recordó a “los mártires de la libertad” y las víctimas del terrorismo. También aludió a los españoles que “todavía no pueden expresar con respeto sus ideas políticas” y “aquellos que están sufriendo el azote de un nacionalismo excluyente”.

De la misma manera, aunque ha dicho que su generación no votó la Carta Magna, elogió la labor de los padres de la Constitución.