El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, atiende a los medios.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, atiende a los medios. / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, defendió ayer que su propuesta de Ley de Concordia que sustituya a la vigente Memoria Histórica servirá para reivindicar la Transición y “lo mejor de la historia del país” frente a la reforma que defiende el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que, a juicio del líder ‘popular’, se trata de “una enmienda a la totalidad” a la historia del PSOE y al legado de Felipe González.

En una entrevista recogida por los medios, Casado puso el acento que este movimiento llega en pleno “chantaje secesionista”, por lo que entiende que es necesario destacar los logros democráticos de España cuando se cumplen cuarenta años de la Constitución.

Casado explicó que su iniciativa de Ley de Concordia servirá para “revitalizar” la Constitución española “sin necesidad de modificarla”. Para el líder de la oposición se trata de reivindicar la Carta Magna que permite que España sea un estado legal de Derecho.

Su propuesta tratará de “argamasar” cuestiones como los símbolos, el tratamiento que se hace de la Transición y la lectura política sobre esa época para que “de forma consensuada” sirva de “punto de partida” para los siguientes años.

“Enmienda a la totalidad”

Así, preguntado por la posibilidad de derogar la actual ley de Memoria Histórica, explicó que como el PP no cuenta con los votos necesarios para derogar el texto va a centrar los esfuerzos en preparar una “alternativa” y “responder en positivo”. “No compartimos la actual ley pero no tenemos los votos para derogarla”, ha reconocido Casado.

El líder de la oposición puso el acento en que la iniciativa del PSOE de reformar la Ley de Memoria Histórica para, entre otras cosas, exhumar los restos del dictador Franco del Valle de los Caídos, supone una “enmienda a la totalidad” de la historia del propio PSOE y al papel que jugaron políticos socialistas como Felipe González y Alfonso Guerra en la Transición.

“Decir que la Transición fue un borrón y cuenta nueva, que fue una especie de pacto oscuro y que no fue una reconciliación nacional es, más o menos, enmendar la historia del PSOE”, argumentó el líder conservador, Pablo Casado.

En este sentido, confirmó que el PP mantendrá la abstención en el Congreso sobre la exhumación de Franco entendiendo que este tema no es “relevante” y explicó que “no merece la pena” discutir sobre la figura del dictador, al que se ha referido como “alguien que murió hace cuarenta y tres años”.

De esta forma, enmarcó la iniciativa de Sánchez en un “señuelo” que lanza el Ejecutivo al resto de formaciones para debatir sobre algo que “divide a los españoles”. “No es la primera vez que pasa, el expresidente Rodríguez Zapatero ya lo hizo para segmentar su voto, incluso poniendo en riesgo a su propio partido”, advirtió. Además, el presidente del PP, Pablo Casado, explicó que la ley de la concordia que plantea su partido para sustituir a la Ley de la Memoria Histórica será un proyecto “transversal” que afectará a muy diversas materias porque la convivencia “se tiene que labrar” en la educación, en el uso de los símbolos, el paisaje urbano y en las instituciones.

En declaraciones en el Congreso, Casado aseguró que se trata de una iniciativa para el futuro desde la reivindicación de la Transición y “y los mejores años que nos hemos dado”. El objetivo es una norma para “labrar” la convivencia de los próximos años, lo que a su juicio constituye una política de futuro.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir