El líder popular, Pablo Casado, arropado por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (d).
El líder popular, Pablo Casado, arropado por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (d). / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, aseguró ayer que si gobierna tras las elecciones del próximo 28 de abril no va a permitir que en España “manden terroristas, independentistas y comunistas”, en referencia a los “amigos” con los que cuenta el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

En un acto en Córdoba, junto al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el candidato al Congreso por Madrid, Miguel Abellán, Casado consideró “inadmisible” ver al líder de Bildu Arnaldo Otegi “vanagloriarse” de las “innumerables llamadas” del PSOE para aprobar sus decretazos”.

En esa línea, estimó que si gobierna el PSOE, Sánchez tendrá “de ministro de Interior a Pablo Iglesias, de Exteriores a Puigdemont, de Justicia a Torra” y ahora a Otegi que “igual es de Defensa”, algo que la formación que lidera “no va a permitir”.

Herencia envenenada

Tras recordar a los “compañeros” asesinados por ETA, Casado calificó de “indignidad democrática” que el gobierno, que “también ha sufrido víctimas”, esté “rogando los votos de Bildu”, algo que “ocurre igual” con los soberanistas, a los que “no niega el indulto” o la “consulta de autodeterminación”.

El líder popular afirmó que Sánchez está “dispuesto a darles todo”, por lo que el 28 de abril se decide, a su juicio, la “disolución de España tal y como la conocemos” o “mantener nuestro sistema democrático” actual.

Por otro lado, Casado señaló la importancia de la economía, algo de lo que “no hablan otros partidos”, y se comprometió a la eliminación o modulación de los impuestos de Patrimonio, Actos Jurídicos Documentados, Sucesiones y Donaciones o la rebaja del IRPF por debajo del 40 por ciento.

El objetivo es “estar con la economía real” con un modelo “diferente” al del PSOE, y recordó que Sánchez “tenía de referente el Gobierno de Andalucía” anterior que “ocultaba andaluces en las listas de espera” o destinaba 5.000 millones de euros para “corruptelas de sus amigos” en lugar de paliar el “paro masivo” en la región.

Casado aludió a la “España vacía” en la que el mundo rural es “fundamental” y que se mantiene con el sector agroganadero, pero también con el de “la tauromaquia o de la caza”, a los que prometió defender al ser manifestaciones “culturales, patrimoniales y artísticas indisolubles a la propia tradición” de España.

Por su lado, Juanma Moreno recordó la “herencia envenenada” que ha dejado en Andalucía “la expresidenta de la Junta”, Susana Díaz, con “700 millones para pagar en sentencias desfavorables por chapuzas administrativas” o los “500 millones sin invertir del canon del agua” cuando existen “problemas de canalizaciones y depuración” en la región.

El presidente andaluz criticó que el PSOE quiera “dar lecciones” sobre asuntos sociales cuando “ha ocultado a miles de andaluces en las listas de espera” hospitalarias o a “34.000 personas que no aparecían en dependencia”.

Finalmente, el candidato y torero Miguel Abellán, aseguró que trabajará para que los toros “vuelvan” a ser emitidos por TVE.