El presidente del PP, Pablo Casado, durante su intervención en el Congreso de la formación en Cataluña.
El presidente del PP, Pablo Casado, durante su intervención en el Congreso de la formación en Cataluña. / EFE
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, apeló ayer a los votantes del PP que han apostado por otras formaciones en recientes comicios a que vuelvan a confiar en el proyecto de los populares: “Que muchos que se han ido a buscar al PP fuera del PP vuelvan a casa, porque no lo han encontrado”.

“Cuando el nacionalismo quiere seguir avanzando para arruinar la sociedad y dividir a nuestra gente, seamos el muro de contención”, pidió a los asistentes al XV Congreso Autonómico del PP catalán, que en Sitges (Barcelona) proclamó nuevo presidente de la formación al diputado en el Parlament Alejandro Fernández.

Casado alabó a Fernández, a quien animó a construir el “proyecto ganador que está esperando todo el PP” y todos los catalanes, dijo, y le emplazó a liderar el constitucionalismo en Cataluña.

“El PP es el único partido que puede transformar ese caudal de votos en una gestión eficaz para todos los españoles, y en especial para todos los catalanes”, afirmó el líder popular.

Así, señaló las elecciones municipales de 2019 como primer gran reto para que las formaciones no soberanistas recuperen terreno en Cataluña y mencionó a Barcelona como Alcaldía que debe asegurarse el constitucionalismo: “Sólo así la quimera suicida del independentismo se morirá”.

Inicio del camino

“Hoy hemos puesto la primera piedra y hemos empezado el camino”, aseveró, con la elección de Alejandro Fernández como sucesor del hasta ahora presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, a quien llamó a recuperar la alcaldía de Badalona (Barcelona).

El líder popular reclamó que el trabajo del PP catalán no debe limitarse a resistir sino que debe avanzar: “Hay que impedir que ocurra lo que no queremos que ocurra, pero también hay que hacer que ocurra lo que queremos”.

Así, contrapuso la actitud de los populares a la “alianza de independentistas, ‘batasunos’ y extrema izquierda” que ha llevado al socialista Pedro Sánchez a presidente del Gobierno, por lo que explicó que tejerá con el resto de fuerzas constitucionalistas en la oposición una estrategia conjunta que evite que discusiones como los Presupuestos y las elecciones en Andalucía los desvíen de su batalla contra el soberanismo.

Asimismo, volvió a defender la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña como “base fundamental para recuperar la convivencia”, y que se haga acompañándolo de otras medidas legislativas y con mayor amplitud competencial y duración.

Previo a Casado intervino el nuevo presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, que tras ser proclamado líder propuso un plan a largo plazo para remontar resultados mediante un paquete de políticas liberales conservadoras y un rearme ideológico alternativo al independentismo, aunque ha advertido que “mientras esté abierta la herida del proceso [soberanista], es verdad que esto no da rendimiento electoral inmediato”.

Sin embargo, subrayó que “no basta con convertirse en un movimiento de protesta, hay que ser capaces, a través de la acción política, de conseguir que las cosas pasen y esta es la especialidad del PP”.

También felicitó a la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, por lograr ser la lista más votada en las últimas elecciones catalanas, pero le reprochó que no haya presentado una moción de censura contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra: “Si a mí los catalanes me dan 36 escaños, me presento a la investidura, a la de Òmnium Cultural y a la del Barça si hace falta”.