María Dolores de Cospedal acompañó a Pablo Casado en el encuentro informativo de ayer en Madrid.
María Dolores de Cospedal acompañó a Pablo Casado en el encuentro informativo de ayer en Madrid. / Europa Press
Publicidad

El candidato a presidir el PP, Pablo Casado, aseguró en la jornada de ayer que es “experto en coser” y si es elegido líder del partido hará lo posible por integrar en su lista a Soraya Sénz de Santamaría, como ya ha hecho con los otros cuatro candidatos que dieron un paso al frente para suceder a Mariano Rajoy. Además, subrayó que “nadie” de su entorno ha hecho “nada” contra la exvicepresidenta, en alusión al vídeo que circula en las redes sociales cuestionando que pueda representar la renovación con apoyos como Javier Arenas, Cristóbal Montoro o Celia Villalobos.

“Soraya Sáenz de Santamaría tiene todo mi respeto y haremos que se sume a esta integración de las cinco candidaturas que ya hemos sido capaces de entendernos”, aseguró Casado en un desayuno informativo organizado por el Fórum Europa, en el que le arropó públicamente la todavía secretaria general del PP y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, una persona que considera “imprescindible” para el futuro del partido, igual que a Alberto Núñez Feijóo. A ambos ha dicho que quiere tenerles “muy cerca”.

Además, acudieron a apoyar a Casado —cuya conferencia presentó Adolfo Suárez Illana— el exministro de Justicia Rafael Catalá, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, los vicesecretarios del Javier Maroto y Andrea Levy, el senador y expresidente de Baleares, Jose Ramón Bauzá, y los disidentes venezolanos Antonio Ledezma y el padre de Leopoldo López.

Apoyo público

A su llegada a este acto, ante los periodistas, Cospedal afirmó que el Partido Popular tiene que ofrecer un “proyecto ilusionante y un proyecto de futuro” a los españoles, y con un PP “fuerte”, “unido” y “con convicciones”. Y en este punto, recalcó que el exvicesecretario de Comunicación del Partido Popular puede ser una “magnífica opción”.

Casado respondió después a esos elogios agradeciéndole su “generosidad” y señaló que ambos pueden compartir “no solo equipos, sino principios, valores y una idea clara” de lo que “necesita el Partido Popular y España”. El apoyo de los demás candidatos que optaron a presidir el PP, prosiguió, es un “exponente máximo” de que la integración es posible si él gana el cónclave este fin de semana.

Después, en declaraciones a los periodistas al término del acto, el exvicesecretario de Comunicación del PP rechazó que haya una “fractura” en el seno de la formación y ha subrayado que él es “experto en coser” y van a salir “más unidos y más fuertes que nunca para ganar las elecciones”. Además, rechazó “presiones” para que haya lista única antes del cónclave y explicó que “lo que hay es una vocación de integración y la habrá el día después del congreso”. “Ojalá la encabece yo y quiero que Soraya Sáenz de Santamaría tenga sitio en esa candidatura, en la que ya hay cinco candidatos”, aseveró Casado.

“Contrato social”

Casado apostó por “volver a la base”, partiendo de “los principios y valores” con los que ganaron las elecciones, que deben ser la “bandera” del Partido Popular.

“Tenemos que escribir juntos el futuro, con acción y sin resignación, mirando a los ojos a los españoles, diciéndoles que tenemos un proyecto para ello”, enfatizó

En este punto, presentó su “contrato social con España”, que apuesta por el “fortalecimiento institucional” recuperando el delito de sedición impropia y la convocatoria ilegal de referéndum; una reforma de la ley electoral para que gobierne la lista más votada y para que la primera de escaños “impida que sean los partidos nacionalistas los que decidan en la historia democrática el color de los gobiernos”.

Entre otras medidas, apostó por impulsar una agenda reformista y de competitividad, una reforma de la administración, hablar de la sostenibilidad del Estado del bienestar, abordar un pacto nacional del agua y “abanderar el liderazgo en la cuarta revolución industrial”. También apostó por poner encima de la mesa temas como la natalidad, la despoblación y la política de familia. “Este es el partido de la familia”, exclamó el candidato.

Renovación

Casado dijo estar “orgulloso” de haber trabajado con José María Aznar y Mariano Rajoy, pero sus principales palabras de elogio fueron destinadas en el día de ayer a Adolfo Súarez y lo que representó en la Transición española con su Ley de Reforma Política. A su entender, tienen que implicarse para “construir un país mejor, sin revisionismo y sin comisiones de la verdad”.

También tuvo palabras de alabanza para su hijo, Adolfo Suárez Illana, que presentó su conferencia y dijo que Casado encarna esa “esperanza de renovación”. Eso sí, dijo que la esperanza y la renovación del PP “no significa sacar la guadaña y acabar con el resto del Partido Popular”. “Tú eres mi apuesta para el futuro que debemos ganar para España”, espetó al candidato a presidir el partido.

Por su parte, la secretaria general del PP y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, arropó públicamente a Pablo Casado en en encuentro informativo en Madrid, donde aseguró que el PP tiene que ofrecer un “proyecto ilusionante y un proyecto de futuro” a los españoles. Dicho esto, subrayó que el exvicesecretario de Comunicación del PP puede ser una “magnífica opción”.