Juanma Moreno (i) junto al líder nacional del PP, Pablo Casado.
Juanma Moreno (i) junto al líder nacional del PP, Pablo Casado. / EFE
Publicidad

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, aseguró ayer que la es “innegociable” que Juanma Moreno presida la Junta de Andalucía tras los resultados de los comicios, pero no descartó que pueda entrar Vox en el Ejecutivo autonómico.

Al ser preguntado por si le gustaría que se negociaran consejerías con Vox y que esta formación entrara a formar parte del Gobierno, el líder del PP subrayó que “lo único innegociable” es la presidencia.

“Creo que la única posición de partida que es innegociable, que hemos dicho en el Comité Ejecutivo del PP, es que Moreno tiene que ser presidente de la Junta y el PP tiene que ser quien lidere ese cambio”, contestó Casado.

El presidente popular insistió en que el PP debe liderar el cambio en Andalucía. “Y luego ya si es un acuerdo de investidura, o si es un acuerdo de legislatura o es un acuerdo de Gobierno, se tiene que hablar en primer lugar con Ciudadanos y luego Vox tendrá que decir si tiene una posición pasiva, es decir abstenerse para facilitarlo, o activa a la hora de participar de la línea de programa electoral para estos cuatro años”, enfatizó.

Eso sí, el líder del PP indicó que “lo importante es el fondo” y decidir lo qué se va a hacer con la sanidad andaluza, la educación, los servicios sociales, las infraestructuras, la bajada de impuestos o la regeneración política.

Preguntado de nuevo entonces por si le gustaría que Vox formara parte del Gobierno, Casado dijo que tiene que ser Moreno quien lidere esas negociaciones. Además, añadió que “lo importante” es que el PP pueda “desplegar su programa electoral” como han hecho en Madrid, Murcia o La Rioja en sus acuerdos con Cs.

Por su parte, el presidente del PP-A y candidato a la presidencia de la Junta, Juanma Moreno, advirtió de que “no va a ceder en el liderazgo del cambio” en Andalucía tras el resultado electoral porque tiene “toda la legitimidad” y la “obligación moral” para ello, al tiempo que dijo esperar que “ninguna formación responsable quiera bloquear el cambio y dinamitar el caudal de ilusión que se ha abierto” tras el 2D.

Durante su intervención ante el Comité Ejecutivo del PP-A, celebrado en Sevilla, donde fue recibido entre aplausos y al grito de ‘presidente, presidente’, felicitó a Cs y Vox por el apoyo obtenido e indicó que, “sin menospreciar” la subida de Cs en estas elecciones, “está claro y no es discutible” que el PP-A ha logrado 26 escaños frente a los 21 de la formación naranja.

Cambio de color azul

“Con esa aritmética, parece claramente evidente que quien puede organizar el tránsito para el cambio político debe ser el PP”, destacó Moreno, en relación a que el portavoz de Cs en Andalucía, Juan Marín, reclame que sea el PP-A quien le apoye para ser presidente.

Asimismo, destacó que el partido “hegemónico” en Andalucía, el PSOE-A ha obtenido el “peor resultado” de su historia, frente a un PP-A que ha “liderado el bloque de cambio”. “Los ciudadanos han hablado y vamos a cumplir”, defendió, añadiendo que las otras formaciones que también han defendido la necesidad del cambio “asuman ese mandato” para un cambio “imparable e improrrogable”.

Finalmente, el líder popular en la Comunidad manifestó, en relación con la posibilidad de que Vox tuviera consejerías en un Gobierno del PP-A en Andalucía, que “eso forma parte de una negociación que no se ha producido”. Igualmente, añadió que ha escuchado que Vox no tiene el objetivo de entrar en el Gobierno andaluz “porque no cree en la autonomía”. No obstante, apeló a una negociación “abierta y flexible”.