David Bonvehí tras ser proclamado como nuevo presidente del PDeCAT.
David Bonvehí tras ser proclamado como nuevo presidente del PDeCAT. / efe
Publicidad

El coordinador de organización del PDeCAT, David Bonvehí, ha sido nombrado nuevo presidente del partido y la diputada en el Congreso Míriam Nogueras será la nueva vicepresidenta de la formación, tras una Asamblea Nacional marcada por las presiones de los críticos afines al expresidente Carles Puigdemont que han obrado la renuncia de la ya excoordinadora nacional de la formación, Marta Pascal, a liderar el partido.

La candidatura de consenso pactada tras la renuncia de Pascal se impuso a la candidatura de las bases ‘Listas Desbloqueadas’, encabezada por el presidente local de Badalona, David Torrents, y por la responsable de asociados de la Vegueria de comarcas de Barcelona, Lola Mata, que aceptaban votar una lista cerrada pero no bloqueada para poder votar uno a uno a sus miembros.

La candidatura de consenso se alzó con el 65,27% de los votos frente a las bases, con el 28,9% de los votos —se emitieron 5,8% de votos en blanco y 0,18% de voto nulo— y la nueva Ejecutiva echará a andar con unos nuevos documentos que incluyen la unilateralidad en sus estatuto, y que llaman a sumarse al nuevo proyecto político de Puigdemont, la Crida Nacional per la República.

Participación

El recién elegido presidente del PDeCAT llamó a la unidad del partido en su primera intervención tras asumir el cargo y llamó a sus asociados a inscribirse en el proyecto político que impulsa Puigdemont, la Crida Nacional.

“Se puede ser del PDeCAT y ser de la Crida. Es más, si eres del PDeCAT, tienes que ser de la Crida, por lo tanto, participad”, clamó en la clausura de la Asamblea Nacional del partido.

“Soy consciente de que tenemos un 65% y por qué ha pasado. Porque hay cosas que no hemos hecho bien. Hay gente que me ha dicho que me votaría pero que éticamente no puede hacerlo hoy, porque está de acuerdo conmigo pero no con cómo hacemos las cosas. La otra candidatura reclamaba listas desbloqueadas. Yo lo comparto, pero las cosas son lo que son”, afirmó el nuevo presidente sobre el devenir del Congreso.

Bonvehí se refería a la forma de actuar de los partidos políticos —concretamente del suyo durante esta Asamblea— que cree que se tienen que cambiar y sobre esa forma de actuar, concretó: “Yo he sido colaborador y víctima de lo que es un partido político, pero hay herramientas que hay que cambiar”.

Del PDeCAT destacó su capital humano y lo definió como una herramienta bien ordenada en la que todos los inscritos pueden “hacerla evolucionar” si así lo deciden.

En este punto, y en referencia a la Crida, subrayó el concepto de “soberanía” de los asociados, algo que cabe destacar atendiendo a que los partidarios de no disolver el partido en el proyecto de Puigdemont han fijado un punto de la ponencia del partido que estipula que, para que eso pase, ante hay que hacer una consulta a la militancia.

En cuanto a los dos años del partido que ha liderado junto a Marta Pascal, destacó la buena labor de la cúpula y dijo no arrepentirse de haber respaldado la aprobación de la ley del referéndum.