Camps recuerda a Fraga que Rajoy ordenó lavar los trapos sucios en el seno del partido

El valenciano elude comentar las críticas del veterano senador, que puso en duda su porvenir político, porque él sí es «un militante leal»

3

Resulta excepcional que un político como Manuel Fraga, de vuelta de todo, sin servidumbres y con una brutal sinceridad por bandera, y otro especializado en medir sus palabras y cuyo principal activo es la capacidad de supervivencia, cual es el caso de Francisco Camps, lleven ambos razón pese a defender postulados casi opuestos.

Pero así ha sucedido en esta ocasión, pues tan atinado estuvo el veteranísimo senador gallego al poner públicamente el domingo en entredicho la continuidad del mandatario valenciano, como ayer el propio líder regional, que afeó al presidente de honor de los populares su exceso de locuacidad ante los micrófonos, máxime a los pocos días de que quedara zanjada la bochornosa pugna entre Aguirre y Gallardón por poner a uno de sus afines al frente de Caja Madrid.

De hecho, Fraga se limitó anteayer a expresar en alta voz lo que piensa tanto la mayoría de la cúpula de Génova como buena parte de la ciudadanía respecto al casi irreversible fallecimiento profesional de un Camps completamente quemado por el caso Gürtel y por su empeño en defender a su mano derecha, Ricardo Costa.

El ex líder de la Xunta llegó incluso a apostar por la alcaldesa de la ciudad del Turia, Rita Barberá, para sustituir al actual jefe autonómico. «No en vano, ha habido trajes arriba y trajes abajo. Se ha trajinado demasiado», explicaba a una emisora de radio el fundador del partido conservador.

Tan osado alarde de sentido común recibió ayer la timorata réplica del aludido, que se limitó a excusar todo comentario con el argumento de que él es «un leal y disciplinado militante». Por si alguien no estuviera al corriente de la vida interna de los populares, el jefe del Ejecutivo levantino se reafirmó en su silencio en base a que «hace exactamente seis días, Mariano Rajoy dijo que nadie hablase del partido fuera del ámbito y de los órganos de éste, y yo voy a hacer exactamente lo mismo que nos ha pedido a todos el presidente y que, imagino, incluye a todos los militantes», apostilló Camps en un explícito recado a Fraga, que, cierto es, se saltó sin demasiado empacho las consignas dictadas por su teórico jefe en el señalado Comité Ejecutivo Nacional del PP celebrado la semana anterior.

También desde las filas socialistas le llegaron andanadas al valenciano, pues ayer el PSPV presentó ante el Tribunal Superior regional una querella por financiación irregular, cohecho, malversación, falsedad, prevaricación, alteración contable y delito fiscal.

Entre los 17 denunciados, además de Camps, se encuentran el vicepresidente primero de su Ejecutivo y conseller de Industria, Vicente Rambla, el propio Costa y los principales responsables del caso Gürtel en Madrid.

A todos ellos se les achaca su «vinculación estrecha» con una «gigantesca trama de corrupción» de carácter «internacional».