El expresidente valenciano, Francisco Camps, a su salida ayer de la Ciudad de la Justicia.
El expresidente valenciano, Francisco Camps, a su salida ayer de la Ciudad de la Justicia. / E.P.
Publicidad

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps negó ayer, en su declaración como investigado ante la jueza que instruye las presuntas irregularidades en la gestión de la F1 en València, que nunca ningún responsable de la organización le dijo que el proyecto fuera una ruina e igualmente ha negado que negociase con el magnate de la competición, Bernie Ecclestone, los contratos.

Así lo manifestó el exjefe del Gobierno valenciano durante su comparecencia como investigado en el juzgado, en la que se desentendió de los aspectos técnicos de la competición y descargó en los trabajadores la responsabilidad de las contrataciones.
En el exterior, al término de la declaración, defendió ante los medios que el Gran Premio de València es “el proyecto más rentable de la historia de la Comunidad Valenciana, sin lugar a dudas”.

Durante su declaración ante la jueza que instruye el caso, Camps respondió a todas las partes presentes y basó su testimonio en negar la comisión de cualquier delito o irregularidad. En este sentido, se desentendido completamente de todos los aspectos técnicos de la competición y descargó en los trabajadores la responsabilidad de las contrataciones.

Además, aseguró que nunca habló con el magnate de la F1 Bernie Ecclestone de contratos ni de aspectos económicos y que mantenía con el empresario una relación protocolaria. En este punto, negó que nunca nadie le hubiera informado de que la F1 fuese inviable económicamente o “ruinosa”, tal y como afirmó este pasado jueves en su declaración el expiloto Jorge Martínez ‘Aspar’, quien explicó que en el año 2009 ya advirtió al entonces vicepresidente del Gobierno valenciano, Vicente Rambla, de que organizar el Gran Premio era “ruinoso” y generaba muchas pérdidas.

Camps aseguró que ni los vicepresidentes de su gobierno Vicente Rambla y Gerardo Camps ni el expiloto Jorge Martínez ‘Aspar’, que participó en la organización del Gran Premio de Fórmula 1 de València con la empresa Valmor, ni la que fuera mano derecha en la negociación, Belén Reyero, le advirtieran sobre la inviabilidad económica del Gran Premio. De hecho, subrayó que Valmor era una empresa privada y las decisiones de esta sociedad respecto a la organización de la carrera se tomaban únicamente en el seno de la empresa.

Intervención

En este sentido, mantuvo que no tenía trato con Reyero y negó que fuera amigo de ‘Aspar’. La considerada como su mano derecha en estas gestiones declaró el pasado martes ante la jueza que fue precisamente Camps el artífice del proyecto y de la inclusión de la empresa Valmor como organizadora de la prueba.

De hecho, un reciente informe de la Udef entregado al juzgado refleja la intervención directa de Camps en 2010 en las negociaciones entre Formula One Administration y la Generalitat para el nuevo contrato, a partir de las instrucciones que dio a Reyero y manteniendo reuniones con Ecclestone para acordar las nuevas condiciones del contrato, que se concretan en el cambio de nombre de la prueba a Gran Premio de España en cuanto estuviera disponible, que el contrato entre APM y Valmor se extendería hasta 2021 y que el canon se mantendría hasta 2014 y, a partir de ahí, se incrementaría anualmente en función del IPC de EEUU.

De hecho, señala el informe que en agosto, a pesar de ser periodo vacacional, Camps estuvo abordando la nueva estructura financiera necesaria para asumir un contrato a largo plazo, y planteó dudas sobre cuándo podrían aplicar el nuevo nombre y las facturas.

FuenteEuropa press
Compartir