El acuerdo laboral que asumió la entidad financiera supuso un gasto de 978 millones de euros. / europa press
Publicidad

Caixabank obtuvo en el primer semestre del año un beneficio atribuido de 622 millones de euros, un 52,1% menos que en el mismo periodo del año anterior, tras el acuerdo laboral que ha supuesto un gasto de 978 millones (685 millones netos), comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin este impacto, el resultado del semestre alcanzaría los 1.307 millones (+0,7%) y el Rote sería del 9,4%.

El margen de intereses del primer semestre fue de 2.478 millones (+1,9% respecto al mismo periodo de 2018), partida impactada sobre todo por el incremento de los ingresos del crédito y los menores costes de financiación retail e institucional. Los ingresos core del grupo fueron estables en la evolución interanual; y en la variación trimestral hubo mayores ingresos core (+1,5%), principalmente por mayores comisiones e ingresos por contratos de seguros.

Los ingresos por comisiones fueron de 1.248 millones (-3,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior); las comisiones bancarias, valores y otros ascendieron a 719 millones (-3%).

En cuanto al ingreso de la cartera de participadas, los ingresos por dividendos incluyeron en el segundo trimestre de ambos ejercicios el dividendo de Telefónica por 104 millones; y el segundo trimestre incluyó el registro de 46 millones brutos correspondiente al BFA.

Los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación disminuyen 294 millones (-58,4%) respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, esencialmente por la no atribución en 2019 del resultado del BFA y Repsol (312 millones en 2018); excluyendo este efecto, la evolución de dicho epígrafe sería positiva (+9,4%); y en el segundo trimestre CaixaBank acabó la venta de su participación en Repsol.

El resultado de operaciones financieras se situó en 261 millones de euros (-10,9%). En 2018 incluía el registro de la revalorización de la participación de BPI en Viacer en el contexto de su desinversión y el resultado de la operativa de coberturas asociadas a las obligaciones subordinadas amortizadas anticipadamente.

Además, el segundo trimestre del año incluyó la contribución al Fondo Único de Resolución (FUR) por 103 millones (97 millones en 2018). El resultado del negocio bancario y seguros se situó en 295 millones de euros (+21,4% excluyendo el efecto del acuerdo laboral).

El grupo superó por primera vez los 600.000 millones en volumen de negocio (+4,9%): los recursos crecieron hasta los 380.864 millones (+6,2% en 2019); el crédito a la clientela bruto se situó en 230.867 millones (+2,7% en el año), y la cartera sana aumentó un 3,3%.

Crédito al consumo

El crédito a particulares (otras finalidades) subió un 5,8% en 2019 y en el trimestre, impulsado por el crédito al consumo (+8,2% en el año y +4,7% en el trimestre) y por la estacionalidad positiva del anticipo a pensionistas en el segundo trimestre. En cuanto a la ratio de morosidad, se redujo hasta el 4,2% (-46 puntos básicos en el semestre); y los saldos dudosos descendieron 793 millones en el semestre (-581 millones en el trimestre) situándose en 10.402 millones debido a la gestión activa de la cartera; y la ratio de cobertura de la morosidad es del 54%.

La cartera de adjudicados netos disponibles para la venta en España ascendió a 863 millones (+123 millones en el año y +50 en el trimestre); la cartera de alquiler en España fue de 2.329 millones netos de provisiones (-150 millones en el año y -79 en el trimestre) y el total de ventas de inmuebles en 2019 es de 232 millones; y las dotaciones para insolvencias es de 204 millones (-17,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior). Los activos líquidos totales se situaron en 87.574 millones, con un crecimiento de 8.044 millones en el año por la evolución positiva del gap comercial y por un volumen de nuevas emisiones superior a los vencimientos.

La ratio Common Equity Tier 1 (CET1) se situó a 30 de junio en el 11,6%. Excluyendo el impacto de -11 puntos básicos por la primera aplicación de la normativa IFRS16 y de -5 del ajuste de los requerimientos de riesgo de crédito por la financiación de bienes inmuebles, la evolución del semestre fue de +14 puntos básicos por generación orgánica de capital y +7 por la evolución de los mercados y otros impactos.