Caen en Francia la jefa del aparato militar de ETA y su lugarteniente

Izaskun Lesaka y Joseba Iturbe se encontraban en un hotel de la región de Macon cuando fueron detenidos por la Policía gala. Estaban armados y llevaban escondidos una semana

2

La Policía francesa dio ayer de madrugada un nuevo golpe a la cúpula de ETA, en colaboración con la Guardia Civil, con la detención de una de las principales dirigentes en la actualidad, Izaskun Lesaka Argüelles, que se encontraba junto al también terrorista Joseba Iturbe Otxoteka, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista. Ambos iban armados en el momento de su arresto, según indicó el Ministerio del Interior.

Los dos etarras fueron arrestados cuando se encontraban en un hotel situado en la región francesa de Macon, a unos 70 kilómetros al norte de Lyon. Las noticias apuntan a que los dos miembros de la banda llevaban en torno a una semana ocultándose en ese lugar.

La dirigente etarra solía utilizar hoteles y casas rurales como escondites habituales en el país vecino para evitar levantar sospechas.

Esta operación se produjo tan solo unos días después de la detención también en Francia de Saúl Curto López, quien fue arrestado en el centro del país a bordo de un coche. A este terrorista, que portaba matrículas falsas, se le encuadra en el aparato logístico de la banda y el Ministerio del Interior dijo de él que era el responsable de los zulos de la banda criminal.

La dirigente etarra Izaskun Lesaka Argüelles era una de las tres responsables de ETA en la actualidad junto a David Pla e Iratxe Sorzábal, autores todos ellos de los últimos comunicados de la banda, incluido el del cese definitivo de la violencia del 20 de octubre de 2011. Por esa razón, la pamplonesa era conocida como La literata.

Al parecer, la terrorista forma parte del ala dura de la organización, donde contaría con numerosos apoyos, especialmente, entre los refugiados en Francia. Nacida el 5 de enero de 1975 en Pamplona, su carrera delictiva se inicia a la temprana edad de 16 años, cuando ya asistía a manifestaciones de Gestoras. Después se unió al talde de Jarrai.

Antes de ser juzgada por su militancia en el entramado de Jarrai y Segi, Lesaka pasó a la clandestinidad. Desde 2004, acumulaba dos órdenes de búsqueda y captura dictadas por la Audiencia Nacional. En todo este tiempo, se habría escondido en México y Francia, desempeñando labores de responsabilidad. Las fuerzas de seguridad sospechan de su posible participación en la campaña de atentados en Mallorca, en la que fueron asesinados los guardias Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salva Lezaun, las últimas víctimas mortales de ETA en España.

Los investigadores situaron en septiembre de 2010 a Lesaka al frente del aparato militar, destacando su perfil violento y su obsesión por la seguridad.

El otro detenido en la operación y lugarteniente de Lesaka, Joseba Iturbide Otxoteko, alias Makara, salió el 1 de junio de 2010 de la cárcel de Valdemoro tras ser absuelto de su participación en el intento de atentado en Azca en Madrid. El etarra está relacionado con el atentado en la T-4 de Madrid.

Los arrestos fueron valorados por el Ministerio del Interior español. Su responsable, Jorge Fernández, apuntó que con la detención de Lesaka «se acaba con la responsable de la parte más peligrosa» de ETA, ya que era la persona encargada del mantenimiento de la «diezmada estructura operativa de la que depende la subsistencia de la banda terrorista» y bajo su dominio se encuentran actualmente todas las reservas de armas y explosivos de los etarras.