Cae una red de tráfico de droga entre Europa y el Norte de África

La Guardia Civil logró incauta en total 9.640 kilos de hachis y detuvo a 57 personas pertenecientes a una de las más importantes bandas criminales que operaba en el Estrecho

42
Las ramas de la organización en España usaban obras en construcción y fincas para ocultar la droga.
Las ramas de la organización en España usaban obras en construcción y fincas para ocultar la droga. / efe
Publicidad

La Guardia Civil, en el marco del esfuerzo operativo contra el narcotráfico que la 4ª Zona del Instituto Armado en Andalucía está desarrollando en el área del Estrecho y su zona de influencia, detuvo, en la operación ‘Albarracín’, a 57 personas pertenecientes a una de las más importantes organizaciones criminales dedicada al tráfico de drogas entre el norte de África y Europa a través de las costas andaluzas.

La investigación se inició el pasado mes de agosto, cuando la Guardia Civil, según informó en una nota de prensa, detectó una organización muy activa dedicada a la introducción de grandes cantidades de hachís, principalmente en la zona del Campo de Gibraltar y Manilva.

La organización desarticulada funcionaba como una cooperativa en la que los líderes compartían los recursos y los medios humanos. Contaba con pilotos experimentados de embarcaciones semirrígidas, conocidas como ‘gomas’, para transportar el hachís desde Marruecos a nuestras costas. Estos pilotos ocupaban un escalón alto en la organización y estaban muy bien considerados y retribuidos.

Durante las operaciones de desembarque contaban con un nutrido grupo de personas, los conocidos como ‘puntos’, que utilizaban teléfonos móviles o walkie-talkies para dar aviso en caso de que la Guardia Civil hiciera acto de presencia, con lo que se abortaría el alijo hasta el momento adecuado.

Al llegar las embarcaciones a tierra eran recibidas por grupos de personas de la máxima confianza de los líderes, los conocidas como ‘collas’, dirigidos durante la descarga por su ‘jefe de colla’.

El hachís era cargado en vehículos que previamente habían sido robados por una ‘división’ que, tras robarlos, los preparaba para la carga y los escondía en lugares seguros hasta que eran utilizados para el transporte de la mercancía.

Las ramas de la organización delictiva asentadas en San Roque y Manilva usaban obras en construcción para ocultarlos, mientras que la asentada en Tarifa usaba fincas en las que tenían depositados contenedores de transporte de 20 pies.

incautación

En total, la Guardia Civil incautó 9.640 kilogramos de hachís de diferentes alijos, ocurridos en las playas de Tarifa, San Roque y Manilva.

Hay 57 personas detenidas, la mayoría mientras culminaban los alijos en la playa y en la custodia de la droga y de los vehículos sustraídos, el resto son los jefes de la organización y personal de los escalones de infraestructura y logística.

Uno de los cabecillas es un empleado público que llevaba una vida aparentemente ‘normal’, sin hacer ningún tipo de alarde u ostentación.