Banderas europeas frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Banderas europeas frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas. /EFE
Publicidad

La Comisión Europea ha rebajado una décima su previsión de crecimiento para la economía española en 2018, hasta el 2,8% frente el 2,9% que calculaba en mayo, mientras que ha mantenido en el 2,4% la expansión esperada en 2019, según consta en las nuevas estimaciones que presentó ayer.

Las principales razones que expone Bruselas para explicar este recorte son el entorno global “menos favorable”, que resulta en una menor contribución de las exportaciones al crecimiento, y un crecimiento del precio del petróleo superior a lo esperado.

La presentación de estas nuevas previsiones macroeconómicas del Ejecutivo comunitario —que únicamente incluyen nuevas estimaciones sobre crecimiento y no dan cifras actualizadas sobre déficit público— coincide con la visita a Bruselas de la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, que ayer participó en la reunión de ministros de Finanzas de la eurozona (Eurogrupo).

El documento de Bruselas sobre España subraya que la economía española ha mostrado “pocas señales de ralentización” en lo que va de año, con un crecimiento del 0,7por ciento en el primer trimestre y una estimación “similar” para el segundo gracias a indicadores como los datos de empleo. La Comisión Europea cree que el consumo y la inversión en construcción “seguirán siendo los componentes más dinámicos de la demanda”.

Sin embargo, el informe advierte que el hecho de que la subida precio del petróleo sea “superior a lo esperado” en primavera puede tener un “impacto negativo” en la demanda doméstica de 2018 y, en menor medida, en 2019.

Otro aspecto negativo que cita el documento es el entorno internacional “menos favorable”, que “debería resultar en una contribución levemente menor” de las exportaciones netas al crecimiento económico. En el lado positivo, Bruselas espera que las medidas expansionistas incluidas en el Presupuesto General del Estado de este año aporte un “impulso adicional” al crecimiento de este año, especialmente a través del consumo privado.

Crecimiento del PIB

También considera que el gasto de los consumidores “debería beneficiarse de un crecimiento de los salarios superior a lo previsto y de una creación de empleo dinámica”. “El efecto neto de estos factores de compensación sobre el crecimiento del PIB real son levemente negativos para 2018, lo que conduce a una revisión a la baja de una décima, hasta el 2,8%. Para 2019, el efecto neto es generalmente neutral y la previsión se mantiene en el 2,4%”, concluye la Comisión Europea.

Con respecto a la evolución de los precios, Bruselas estima que alcanzará un pico en el tercer trimestre del año y después se “moderará” hasta alcanzar una media anual en 2018 del 1,8por ciento y del 1,6 por ciento en 2019.

FuenteEuropa Press
Compartir