Bruselas rebaja al 2,1% su previsión de crecimiento para España

La Comisión Europea justifica esta revisión, de una décima, por la reducción del consumo privado, y alerta de que la subida del salario mínimo resta potencia a la creación de empleo

12
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en la presentación de las previsiones.
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en la presentación de las previsiones. / EFE
Publicidad

La Comisión Europea ha rebajado una décima su previsión de crecimiento económico para España tanto este año como el siguiente (al 2,1% y 1,9%, respectivamente), principalmente por la ralentización registrada en el consumo privado, al tiempo que espera que la creación de empleo se modere en parte por la subida del salario mínimo interprofesional.

Bruselas presentó ayer sus ‘previsiones de invierno’, en las que también estima que la economía española se expandió un 2,5% en 2018, el mayor incremento entre las grandes economías europeas y por encima de la media de la eurozona (1,3%), pero una décima menos de lo que el Ejecutivo comunitario calculaba en noviembre y cinco décimas menos que en 2017.

En el texto sobre España, el Ejecutivo comunitario explica que en los próximos meses continuará la desaceleración de la economía a medida que el ciclo “madura”, pero también advierte de que España se enfrenta a riesgos relacionados principalmente con un entorno global “más débil de lo esperado” y una incertidumbre “creciente” tanto a nivel interno como externo.

En una rueda de prensa, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, quitó importancia a la revisión a la baja para España, que calificó como “homeopática” y “extremadamente débil”. También subrayó que la expansión del 2,1% para este año supone una “ralentización” comparada con años anteriores, pero está “bastante por encima de la media de la zona euro”.

“Se debe esencialmente a un factor que es general. A la menor contribución de las exportaciones al crecimiento en 2019 y 2020 de lo que se esperaba en otoño”, señaló el francés, quien prefirió no valorar los riesgos internos argumentando que ve “otros países sobre los que se podría conjeturar más” en este sentido.

Tasa de ahorro

A ojos de Bruselas, el principal factor que explica el menor crecimiento económico es la desaceleración del consumo privado, que crecerá en menor medida que la renta disponible. De hecho, la tasa de ahorro de los hogares “rebotará” en 2019 después de haber registrado un “mínimo histórico” el año pasado y seguirá creciendo “levemente” en 2020.

La contribución del sector exterior seguirá siendo “negativa” pero mejorará este año y pasará a ser neutral en 2020. En este sentido, Bruselas piensa que las exportaciones españolas se acelerarán este año y el próximo a pesar de las tensiones comerciales globales. Las importaciones, por su parte, ampliarán su ralentización en línea con la demanda final.

Por otro lado, la Comisión Europea cree que la creación de empleo se “debilitará” en los próximos meses, debido “al esperado impacto amortiguador del incremento en el salario mínimo”. No obstante, añade que el crecimiento de la tasa de empleo seguirá reduciendo el nivel de desempleo a lo largo de todo el horizonte temporal.

Con respecto al crecimiento los salarios, el informe espera que se aceleren en España a lo largo de este año, en parte por el impacto de la subida del SMI, y se moderarán en 2020, aunque todavía por encima de la inflación.

Por último, los servicios económicos de la Comisión Europea creen que la inflación disminuirá hasta el 1,2% en 2019 como consecuencia de un menor precio del petróleo, para después aumentar hasta el 1,5% el próximo año por el “incremento gradual” de la inflación subyacente.