La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, en una comparecencia desde Barcelona.
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, en una comparecencia desde Barcelona. / EFE
Publicidad

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, aseguró ayer que cualquier solución al conflicto catalán vendrá de la concurrencia de voluntades entre fuerzas políticas. Asimismo, señaló que el autogobierno es el punto de encuentro porque “no establece una cuestión binaria de ‘o lo gano todo o lo pierdo todo’”, sino de perfeccionar e incrementar la autonomía.

En una entrevista radiofónica, la ministra manifestó que la solución para Cataluña “solo podrá venir de la política”. En esa misma línea, apostó por el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, y entre fuerzas políticas catalanas porque, según ella, la sociedad catalana está fracturada que se sitúa prácticamente en dos bloques.

De otro lado, criticó la actitud y declaraciones de algunos partidos porque “parece que vivan confortablemente en la confrontación” y aseguró que las fuerzas políticas tienen la responsabilidad de mejorar la convivencia, la paz y la seguridad.

Consejo de Ministros

Batet declaró que la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona representa normalidad y “respeto por los ciudadanos”. Por este motivo, consideró bueno que el Ejecutiva se reúna en distintos puntos de España como reconocimiento al Estado autonómico descentralizado actual.

También felicitó a los Mossos d’Esquadra y al resto de cuerpos policiales que participaron en el dispositivo de seguridad del 21D porque actuaron de manera eficiente y con “absoluta cooperación”.

Sobre las declaraciones de la consejera de la Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, cuestionando la importancia de los acuerdos del Consejo de Ministros, Batet recordó que la subida del salario mínimo interprofesional un 22% “afecta a todos los ciudadanos españoles” y también destacó la subida retributiva para empleados públicos y la inversión en carreteras.

Además, manifestó que el cambio de nombre del Aeropuerto de Barcelona-El Prat a Josep Tarradellas implica un reconocimiento “de lo que supuso el inicio de la democracia” en España y la aprobación del primer Estatuto de Cataluña.

Sobre la reunión prevista en enero entre la propia Artadi, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y algún otro ministro, la titular de Política Territorial aseguró que aún no hay fecha ni lugar fijados.