Bárcenas reclama al PP 900.000 euros por despido improcedente

El vicesecretario de Organización del bloque conservador, Carlos Floriano, contesta a un periodista, de forma irónica, «Fíjese si es una ‘pasta’ que no se la vamos a dar».

0

Surrealismo absoluto. El extesorero del PP Luis Bárcenas reclamó ayer a esta formación política un total de 905.253 euros de indemnización en la demanda por despido improcedente que ha formalizado en los Juzgados de lo Social de Madrid, después de que el acto de conciliación acabase sin acuerdo.

El onubense, en concreto, pide a su antiguo partido 894.603 euros, una cuantía calculada en base a las 42 mensualidades que considera que debería haber cobrado por un sueldo de 21.300 euros. A esta cantidad hay que sumarle, según el antiguo senador por Cantabria, 10.650 euros en concepto de liquidación.

La demanda interpuesta ha recaído en el Juzgado de lo Social número 16 de Madrid, según informaron fuentes jurídicas.

El abogado del partido en el Gobierno y el del extesorero acudirán finalmente a los tribunales al no haber alcanzado ningún tipo de acuerdo en el acto de conciliación que se inició a las 09,10 horas en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación, y que concluyó 15 minutos después. El letrado de Bárcenas recalcó que «no ha habido propuesta por parte del PP».

Desde Génova, se volvió a insistir en que el andaluz no tenía actividad en el partido desde abril de 2010, momento en el que se acordó con él realizar una «simulación» en forma de «retribución» con pago en «diferido» y con retención a la Seguridad Social, en palabras de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Acto de conciliación

Conviene recordar que la legislación prevé que cuando se produce un despido improcedente haya previamente un acto de conciliación para intentar buscar un acuerdo si es posible y evitar ir a juicio. Sin embargo, la primera respuesta de la cúpula conservadora, hace dos semanas, nada más saberse la demanda del extesorero, fue asegurar que se verían en los tribunales.

Tras conocerse la exigencia de Bárcenas, el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, respondió al ser preguntado al respecto: «Fíjese si es una pasta que no se la vamos a dar».

No obstante, el extremeño aseguró no poder confirmar la cifra alegando que no han recibido la demanda, según le habían informado los servicios legales de su partido: «La conocemos a través de los medios de comunicación».

También comentó que no le preocupa a la dirección del partido que con el caso Bárcenas se persiga la inhabilitación del presidente del Gobierno. Y es que están «seguros» de que la ley está de parte del jefe del Ejecutivo. «Somos un partido muy fuerte, y esto no nos va a hacer daño», añadió.

Mientras, en Bruselas, Mariano Rajoy evitó opinar: «No, ya no voy a entrar en más asuntos, muchísimas gracias, venga».