Bankia se marca como meta ser el “mejor banco de España en 2020”

Goirigolzarri asegura que está muy avanzado el proceso de integración con BMN, lo que elevará los activos de la entidad en 34.900 millones, aunque lamenta los inconvenientes

67
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante su intervención en la junta general de accionistas.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante su intervención en la junta general de accionistas. / EFE
Publicidad

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, anunció que la entidad inicia una “nueva etapa de crecimiento” con el objetivo de ser “el mejor banco de España” en 2020, a través de un Plan Estratégico que prevé profundizar en la “digitalización responsable”, alcanzar unos beneficios de 1.300 millones de euros, incrementar sus clientes —un 5% en particulares (400.000) y un 20% en empresas— y distribuir a los accionistas más de 2.500 millones de euros, el 20% del valor de capitalización de Bankia.

Así lo manifestó en su discurso de apertura de la octava Junta de Accionistas de Bankia que se celebra en el Palacio de Congresos de Valencia, donde explicó a los presentes que la retribución que recibirán a lo largo de los próximos tres años se basará en una doble vía: el dividendo ordinario en efectivo, con un ‘payout’ (porcentaje de beneficios que se reparte) de entre el 45-50% y por otro, a través de la distribución del exceso de capital que supere el 12% de capital ‘fully loaded’ y que vaya generando a lo largo del plan.

Del ejercicio correspondiente a 2017, señaló que el reparto de dividendos a los accionistas será de 340 millones de euros, con lo que la suma de los últimos cuatro años asciende a 1.160 millones.

Goirigolzarri destacó también que el proceso de integración de BMN está “muy avanzado”, tras firmar el acuerdo con los sindicatos para hacer el ajuste de plantilla, cambiar la marca, dar prácticamente por concluido el cierre de oficinas anunciado con la fusión y llevar a cabo la integración de las plataformas informáticas.

No obstante, en los próximos meses hay que “avanzar con urgencia en la integración cultural y en la unificación de nuestros sistemas de gestión” para ofrecer un “servicio homogéneo en la totalidad de puntos de venta”, puntualizó.

Durante su intervención, el presidente de Bankia hizo un repaso de la hoja de ruta que marcará el camino de la entidad financiera hasta 2020 con el objetivo de convertirse en el banco “más rentable, eficiente y solvente entre las entidades del país, con una calidad de servicio excelente”. Al finalizar el Plan Estratégico, señaló, Bankia será una franquicia con un beneficio de unos 1.300 millones de euros, un ROE de doble dígito, un ratio de eficiencia cercano al 45% y un balance muy sólido, bien capitalizado y con unas tasas de mora por debajo del 4%.

Asimismo, subrayó que el número de consejeras se espera que alcance, al menos, el 30% del total de miembros del Consejo de Administración. En esta nueva etapa, dicho, “vamos a enfrentar un entorno que está cambiando a gran velocidad y a él nos debemos adaptar. Pero en este proceso de adaptación mantendremos unos cimientos firmes que son los valores y principios que nos han traído hasta aquí”, aseveró.

Impacto económico

Por otra parte, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, analizó el impacto de la integración de BMN, que ha supuesto un aumento de los activos totales en 34.800 millones de euros, (19%), un crecimiento de la inversión crediticia de 20.400 millones de euros (20%) y un incremento de los depósitos de clientes de 28.600 euros (28%).

En términos de cuota de mercado, BMN aporta un 1,8% en créditos y un 2,4% en depósitos, lo que sitúa las cuotas de Bankia a finales de 2017 en el 10,6% y el 11,3%, respectivamente, y la afianza como la “cuarta entidad financiera del país por volumen de negocio”.

A la integración también se refirió Goirigolzarri, quien destacó con “satisfacción” que, tres meses después de recibir las últimas autorizaciones, el proceso está “muy avanzado”, tras firmar el acuerdo con los sindicatos para hacer el ajuste de plantilla, cambiar la marca, dar prácticamente por concluido el cierre de oficinas anunciado con la fusión y llevar a cabo la integración de las plataformas informáticas.

El presidente de Bankia se mostró “muy esperanzado” con la fusión, dado que en los últimos meses las integración entre los equipos humanos ha ido “de manera natural y fluida”. No obstante, lamentó “profundamente” los inconvenientes a los clientes que se hayan podido producir a raíz de este proceso.

Compartir