Antonio Banderas (d) y el director Lluis Pasqual posan durante la presentación del Teatro del Soho.
Antonio Banderas (d) y el director Lluis Pasqual posan durante la presentación del Teatro del Soho. / EFE
Publicidad

El director de escena Lluís Pasqual se ha sumado a Antonio Banderas en su proyecto teatral de Málaga, el Teatro del Soho CaixaBank, que el catalán dirigirá y que espera abrir sus puertas el próximo otoño.

“Me voy a un teatro donde la política la haremos nosotros artísticamente”, manifestó Pasqual en referencia a este teatro, una iniciativa privada cuya dirección asume después de haber abandonado la dirección del Teatre Lliure en septiembre de 2018.

“He dirigido muchas instituciones públicas hasta ahora, eso no me lo voy a quitar de encima, hay una parte del teatro público que es fundamental como espíritu”, señaló el director de escena, quien asume esta tarea “con la ambición de que este teatro se convierta en un teatro necesario”.

Antonio Banderas subrayó que Pasqual es un “referente” de la dirección en España de las últimas cuatro décadas, con el que trabajó en los años 80 y con el que mantiene una “amistad muy hermosa”, a quien recurrió cuando quedó “en libertad”, tal y como recordó, después de abandonar la dirección del teatro que él mismo fundó.

Un riesgo

Este proyecto, al que Banderas se refirió como un “riesgo”, no depende de instituciones públicas sino que cuenta con financiación privada. El actor quiso en un primer momento levantar su teatro con apoyo de la Administración pero desistió después del trato “humillante”, según él mismo señaló en una carta.

Ahora, tal y como señaló, lo va a hacer “como pioneros entrando en el mundo privado absolutamente”. “No tenemos que rendir cuentas excepto a nuestros “sponsors”, que nos han dado una libertad creativa absoluta, y ante el público, que es al que vamos a presentar nuestros espectáculos”, aseguró el actor.

“Todo lo que tiene que ver con el hecho de que este señor sea catalán y yo sea andaluz no existe más que el hecho de que nos podemos enriquecer el uno al otro. Y todo lo que es política lo dejamos aparcado de lado”, zanjó Banderas, quien afirma que todo está “intoxicado con la política”, por la que ha pasado de ser su “tercera prioridad al puesto 40”.

Preguntados por las declaraciones que hizo el martes el ministro de Cultura, José Guirao, quien señaló que el Ministerio no podía ser la “caja subvencionadora” de las industrias culturales, tanto Banderas como Pasqual manifestaron a dúo la importancia de la “ley de mecenazgo”.

En este sentido, Pasqual aseguró que en este momento, Caixabank y otras entidades están dispuestas a “colaborar” porque “también se han cansado del trato con los políticos”, y cree que “puede ser un modelo que se puede reproducir en España”.

En cuanto a la decisión de Antonio Banderas de sacar adelante este proyecto, Pasqual comentó que admira “el riesgo” que ha tomado. “No es un capricho de Antonio Banderas, es algo muy delicado, es algo muy serio. Además de ser artistas somos responsables de lo que estamos haciendo”, sentenció el director.