El líder del Partido Popular, Pablo Casado, durante la reunión con el expresidente del Gobierno, José María Aznar.
El líder del Partido Popular, Pablo Casado, durante la reunión con el expresidente del Gobierno, José María Aznar. / efe
Publicidad

El presidente del PP Pablo Casado y el expresidente José María Aznar hablaron ayer de la situación de Cataluña y de los “retos y desafíos” que afronta España en un encuentro de casi dos horas de duración mantenido en la sede del partido de la calle Génova. Aznar volvió a la sede nacional de los ‘populares’ después de más de dos años y tras haber renunciado en el año 2016 a la Presidencia de honor de la formación. Casado decidió citar al expresidente en su despacho después del encuentro que mantuvo este lunes con Mariano Rajoy en el mismo lugar y que tuvo una duración de alrededor de una hora y media.

Según explicaron fuentes de la dirección del partido la reunión con Aznar se celebró en un ambiente “de confianza y esperanza en el futuro”. Durante la conversación tuvo “especial relevancia” la política internacional, en la que Casado trabajó durante su etapa como director de gabinete del expresidente del Gobierno entre los años 2009 y 2011.

Durante la jornada de ayer, Javier Maroto, uno de los principales apoyos de Casado, negó que haya “revisionismo” en la cita con Aznar y explicó que su objetivo, igual que el del encuentro con Rajoy, es el de aprovechar la experiencia de quienes ocuparon antes el liderazgo de la formación.

Invitación

Además, reconoció que supone “una invitación sutil pero evidente” a volver a confiar en el partido a todos aquellos que se alejaron de la formación durante los últimos años y poder así volver al Palacio de la Moncloa “lo antes posible”.

Durante su campaña para defender su candidatura a liderar el Partido Popular, Casado reivindicó tanto el “legado” de Rajoy como el de Aznar, y señaló que todos los expresidentes que ha tenido el Partido Popular “tienen mucho que aportar y que aconsejar”, afirmó.

“Quien aspira a liderar el PP tiene que estar orgulloso de su pasado”, afirmó el pasado viernes, antes de que comenzara el XIX Congreso nacional extraordinario del PP celebrado el pasado fin de semana, en el que Casado se hizo con la Presidencia del partido.

Sin embargo, Aznar no fue invitado a este cónclave. Tras las quejas manifestadas por el expresidente por esa decisión, el presidente de la comisión organizadora (COC), Luis de Grandes, argumentó que Aznar renunció en 2016 a ser presidente de honor de la formación y que ha tratado con un “desdén expreso” al Partido Popular en este caso.

De esta manera, tanto el actual líder de los populares, Pablo Casado, como el expresidente del Gobierno, José María Aznar coincidieron en que el conjunto de España afronta nuevos desafíos políticos.