Así escucha Sitel

El sistema que sustituyó al clásico ‘pinchazo’ para intervenir las comunicaciones mantiene enfrentados al Gobierno y la oposición.

7

El Sistema Integral de Interceptación Legal de las Telecomunicaciones (Sitel), objeto de polémica entre el PP y el Gobierno socialista en las últimas semanas, es una potente herramienta informática que permite a las Fuerzas de Seguridad y al CNI, siempre bajo mandato judicial, intervenir las comunicaciones telefónicas de los sospechosos de un delito.

¿Qué datos intercepta? El sistema guarda todos los datos de los titulares de las líneas -como DNI o domicilios-, el contenido y los números de las llamadas entrantes y salientes, los mensajes de texto o multimedia, la localización aproximada del teléfono móvil, así como la fecha, la hora y la duración de las comunicaciones.

¿Para qué se utiliza? Sitel se emplea en investigaciones policiales sobre delitos graves como terrorismo, narcotráfico, blanqueo de capitales o crimen organizado y siempre que la gravedad de los hechos, según el criterio de la autoridad de los tribunales, justifique la suspensión del secreto de las comunicaciones.

¿Cómo funciona? El programa espía está integrado en las propias redes de los operadores de telecomunicaciones, sean de telefonía fija o móvil. No obstante, únicamente se activa cuando ya existe una autorización dictada por orden de un magistrado.

Una vez recibido el permiso necesario, el sistema envía por medio de una conexión segura punto a punto la comunicación intervenida a un ordenador central ubicado en la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil que, a su vez, lo distribuye hasta los terminales periféricos. 4¿Quién puede acceder? Únicamente los agentes autorizados de forma expresa puede acceder a esta información. Para garantizar la plena confidencialidad y secreto de las conversaciones intervenidas, la entidad cuenta con equipos y ordenadores específicos en las unidades policiales de investigación conectados de forma «estanca» con el servidor central de Sitel.

Solo se puede trabajar en red y no se pueden hacer copias del material. Los agentes tienen que utilizar claves especiales y únicamente tienen acceso a la información relacionada con el caso objeto de la investigación. Además, los únicos que pueden entrar en el sistema son los integrantes de la Unidad de investigación responsable de la intervención.

Una vez realizado el ‘pinchazo’, ¿qué información recibe el juez? Como sucedía con los pinchazos clásicos previos a la puesta en marcha de este sistema, los agentes analizan el contenido de las comunicaciones telefónicas y elaboran un informe en el que relatan los detalles relevantes de las conversaciones intervenidas y su relación con los hechos delictivos investigados. Una vez elaborado el informe, que se añade a las diligencias del caso, desde el ordenador central se vuelcan todos los pinchazos en formato DVD y se envían al magistrado. Este disco es la única versión original de las llamadas intervenidas, ya que una vez grabado no queda vestigio de la información en el servidor de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

¿Cuándo nació? En octubre de 2001, el Gobierno de José María Aznar suscribió un contrato para la «adquisición e instalación de un sistema integrado de interceptación legal de comunicaciones». El proyecto llevaba la firma de Mariano Rajoy, por entonces ministro del Interior y tuvo un coste cercano a los 13 millones de euros.

La puesta en marcha estaba prevista para marzo de 2003, pero después de varias prórrogas derivadas de problemas técnicos, Sitel no estuvo plenamente operativo hasta 2005, con el primer ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

¿Tiene cobertura legal? La actividad de este proyecto se sustenta en la Ley General de Telecomunicaciones de 2007, que establece los requisitos y los cauces legales para solicitar la intervención telefónica. Por otro lado, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su artículo 579, autoriza, previo mandamiento judicial, la intervención de las comunicaciones postales, telefónicas o de otra índole de aquellas «personas sobre las que existan indicios de responsabilidad criminal». También hay voces críticas que dicen que el artículo 55 de la Constitución establece que solo se pueden limitar derechos fundamentales por medio de una ley orgánica.

¿Qué dicen los tribunales? Ya existen varias sentencias del Tribunal Supremo que avalan la utilización del sistema para interceptar las comunicaciones. El primer fallo favorable llegó en febrero de 2008, cuando el alto tribunal rechazó un recurso de la Asociación de Internautas que cuestionaba que no estuviera regulado por ley orgánica. En la última sentencia, del pasado 5 de noviembre, el TS subraya que Sitel es «preferible» a los métodos de intervención anteriores a su puesta en marcha.