Aprobado el decreto que obliga a la banca a pagar el impuesto hipotecario

Montero asegura que el Gobierno “velará” por que los bancos no trasladen el coste a los clientes y precisa que no se podrán deducir esta cuantía del Impuesto sobre Sociedades

46
Rueda de prensa Consejo de Ministros
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comparece tras el Consejo de Ministros. / efe
Publicidad

El Gobierno aprobó un real decreto ley, que modifica el artículo 29 de la ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD), para que sean los bancos quienes paguen este impuesto en la suscripción de hipotecas, y no los clientes como hasta ahora y como así determinó el Tribunal Supremo tras dos días de deliberación. La nueva norma se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) hoy y entrará en vigor mañana.

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la ministra portavoz, Isabel Celaá, indicó que con este real decreto el Gobierno afirma “con toda contundencia y toda claridad” que este impuesto lo pagará el banco. “El Gobierno muestra una vez más su responsabilidad y la rapidez en su actuación y en el momento de estar junto a la resolución de problemas de los ciudadanos, ya que es un tema que afecta a millones de personas (…). El Gobierno ha demostrado su responsabilidad y su rapidez en su respuesta actuando en 24 horas”, subrayó la ministra.

Además de la modificación del artículo 29 de la ley del ITP y AJD, en el que se incluye un párrafo que aclara que cuando se trate de escrituras de préstamos con garantía hipotecaria, se considerará sujeto pasivo al prestamista, el real decreto también modifica el artículo 15 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades para establecer que las entidades financieras no podrán deducirse este pago en el Impuesto sobre Sociedades.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, destacó que el objetivo del decreto es asegurar que los ciudadanos “no tengan que pagar más” este impuesto a la hora de escriturar una hipoteca, después de la “alarma social y la inseguridad jurídica” que creó la sentencia del Tribunal Supremo.

“Desde el respeto a la separación de poderes, lamentamos el cambio de criterio del Supremo, por lo que hoy le ha tocado hablar al poder ejecutivo, que vela por el interés general de los ciudadanos y por garantizar la seguridad jurídica del mercado hipotecario, que quedaron en entredicho en estas semanas”, subrayó, tras admitir que la rectificación del alto tribunal provocó una “cierta paralización” en la suscripción de hipotecas.

Montero, que justificó la urgencia de la aprobación de los cambios a través de un real decreto por la “confusión generada” por la sentencia del Tribunal Supremo y por la necesidad de clarificar la normativa para que no haya dudas acerca del sujeto pasivo, afirmó que en paralelo a esta medida el Ministerio de Economía está trabajando en la creación de una Autoridad Independiente de protección de clientes financieros, que estará lista en las próximas semanas.