Almodóvar: “Aunque soy pudoroso, ‘Dolor y gloria’ habla mucho de mí”

El manchego convierte a Banderas en su alter ego en su nueva cinta, que se estrena el 22 de marzo • El ganador de dos Oscar aboga por la convivencia entre plataformas y salas de cine

87
Pedro Almodóvar (2i), junto a Penélope Cruz (izq), Antonio Banderas (2d) y Asier Etxeandia (dcha)
Pedro Almodóvar (2i), junto a Penélope Cruz (izq), Antonio Banderas (2d) y Asier Etxeandia (dcha). / EFE
Publicidad

El director Pedro Almodóvar convierte a Antonio Banderas en su alter ego en su nueva película, ‘Dolor y gloria’, una cinta que mezcla retazos de su biografía con la ficción que llega a los cines el próximo 22 de marzo con un reparto en el que también destacan Penélope Cruz, Asier Etxeandia, Leonardo Sbaraglia y Julieta Serrano.

“Soy de naturaleza pudorosa pero me he metido en una película que habla mucho de mí”, confiesa el cineasta durante una entrevista con motivo del estreno de este filme, que narra los reencuentros físicos y los recuerdos de la niñez de un director de cine en su ocaso.

Almodóvar destaca que no concibe esta película con otro actor diferente a Banderas, aunque admite que dudó porque esta película requería “gestos minúsculos”, y eso suponía exigir “lo opuesto” a la “vitalidad natural” del actor malagueño. Según admite, todo funcionó porque, entre otras cosas, han compartido muchas experiencias y se han formado “en la cultura de los años 80”.

Por su parte, el personaje de la madre se divide en dos: Penélope Cruz interpreta a la madre del Salvador de la infancia, mientras que Julieta Serrano da vida a una madre anciana. “La muerte de mi madre no sé cuánto tiempo me duró, pero yo la orfandad la sentí con mi madre y no con mi padre”, desvela el cineasta.

Según indica, a su padre le trató menos, porque murió 20 años antes y porque en ese momento el director estaba “en plena vorágine en Madrid”. De hecho, la semana que murió su padre estrenó ‘Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’. “Mi padre me dijo que a partir de su muerte yo iba a ser el padre de familia. Eso en La Mancha es algo que tiene mucho sentido, es un patriarcado y toda la familia depende del hijo mayor”, recuerda.

Almodóvar no se atreve a pronosticar qué va a pasar con los cines en un momento en el que plataformas como Netflix ganan terreno, pero sí ha expresado cuál es su anhelo. “Mi deseo es que no cierre ninguna sala más y que la gente vuelva al cine. En España sobre todo, donde ha caído mucho la asistencia”, asegura.

“Quiero creer que es un proceso reversible”, señala el cineasta, quien no obstante cree que es “maravilloso” que exista tanta oferta, que trae consigo “más trabajo”, por lo que aboga por una convivencia con la “pantalla de la sala”. “El cine nació para ser proyectado en una sala”, zanja.