Alegan “falta de responsabilidad” al maquinista del accidente del Alvia

El abogado de Francisco Garzón dice que las vías no eran “suficientemente seguras”

El abogado del maquinista del Alvia que descarriló en Angrois el 24 de julio de 2013 alegó en su recurso al cierre de la instrucción de la causa la “falta de responsabilidad” del conductor, Francisco Garzón Amo, en el accidente que provocó 80 muertes y 144 heridos, al no tener la vía “las medidas de seguridad necesarias”. En el texto, al que tuvo acceso Europa Press, el letrado destacó que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sería el “máximo garante” y le atribuyó la carga de “infractor del deber de cuidado para que no se produjera el resultado”.

Así, advirtió de que Adif debería aplicar “las medidas necesarias de control de riesgos de la circulación ferroviaria” y señaló que estaría “obligado legalmente como máximo responsable de la seguridad en la circulación sobre la red ferroviaria”. Asimismo el representante de Garzón Amo añadió que Adif y Renfe, la empresa operadora, han de ser “garantes de la protección, seguridad y salud de los viajeros y del personal del tren”, por lo que concluyó que deberían “haber previsto las distracciones o imprudencias que estos pudieran haber cometido”. “Obligación de deber de cuidado impuesta legalmente y que también han infringido”, criticó.

El representante del conductor apuntó en su recurso —de reforma y subsidiario de apelación— que, con carácter subsidiario al primer motivo —la falta de responsabilidad—, “si se considera que el señor Garzon Amo ha cometido algún ilícito penal los hechos serían constitutivos de falta”. Además, apeló a la responsabilidad “civil subsidiaria de Adif” y a la “directa” de la aseguradora Allianz. “En el auto de transformación se recoge a Adif como perjudicado, cuando ha tenido una participación determinante en los hechos, siendo, al menos, corresponsable en la producción del resultado”, afirmó.

Además, el abogado de Garzón pidió en etse sentido la “nulidad de actuaciones” por no haberse dado traslado de las piezas de responsabilidad civil a la defensa del imputado en este caso. Por otro lado el recurso del conductor censuró que, “según se deduce del auto, para sostener la imputación del señor Garzón, la seguridad de la circulación ferroviaria reside únicamente en el factor humano, el maquinista”. Reprochó, igualmente, que “se hace énfasis en las condiciones profesionales y laborales del maquinista, cursos de reciclaje, revisiones médicas, de sus obligaciones, de sus herramientas de trabajo, como el teléfono móvil corporativo, pero se olvida de sus derechos correlativos a todo lo anterior, como a una protección eficaz en materia de seguridad en el trabajo”, agregó para los medios de comunicación.

FuenteE. P. 
Compartir