Al Qaeda reivindica el secuestro de los tres cooperantes en Mauritania

La ‘filial’ magrebí de Bin Laden anuncia en Al Yazira que se comunicará con el Gobierno para exponerle las condiciones, presumiblemente políticas, que exigirá para la liberación

6

Tal y como temían el Gobierno y las familias de los tres cooperantes catalanes secuestrados la semana pasada en Mauritania, finalmente ayer se confirmó que la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) es la responsable del cautiverio.

En el reivindicación, recogida en una grabación reproducida por la cadena televisiva qatarí Al Yazira minutos antes de las 07,00 horas, el grupo también aseguró que mantiene retenido a otro voluntario galo, Pierre Camatte, de 61 años, secuestrado en Mali el 25 de noviembre.

El mensaje fue leído por una persona que se identificó como Salab Abu Mohamed, representante de AQMI. Éste aseguró que su organización enviará sendas cartas a los Gobiernos de España y Francia con las condiciones para liberar a los cuatro rehenes.

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, aseguró que el Ejecutivo concede «credibilidad» al comunicado y que la organización terrorista todavía no se ha puesto en contacto con Madrid. Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió al Gobierno que haya «máxima coordinación» y que mantenga «bien informadas y atendidas» a las familias de Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez.

«Los expertos siguen analizando el audio y parece que tiene credibilidad. Hay que esperar a que, como decían en la cinta, esta banda se ponga en contacto con las Administraciones respectivas», explicó el dirigente socialista. «Todavía no ha habido contacto y, a partir de ahí, seguiremos trabajando como estamos haciendo desde el principio para la liberación de nuestros nacionales», añadió.

Tras mencionar explícitamente el nombre de los secuestrados, en la grabación no se especifican en ningún momento las condiciones de la liberación.

Los allegados de los desaparecidos fueron informados de esta inquietante -y esperada- noticia una hora después de que la cadena de televisión la difundiera.

Los tres cooperantes españoles fueron secuestrados a unos 150 kilómetros de Nuakchot, cuando viajaban en un convoy por la carretera que une la capital mauritana con Nuadibú, la ciudad más importante del norte del país.

En los últimos meses, AQMI se ha declarado autora del secuestro de varios occidentales en varios puntos de su área de influencia.

En febrero del 2008 raptaron a dos turistas austríacos que estaban de vacaciones en Túnez, aunque posteriormente fueron liberados sanos y salvos.

Hace un año también interceptaron al enviado especial de la ONU en Níger, el canadiense Robert Fowler, y a su ayudante Louis Guay, también canadiense. Fueron puestos en libertad el 22 de abril, junto con una alemana y una suiza que también eran rehenes de AQMI.

Estas últimas formaban parte de un grupo de turistas integrado también por el británico Edwin Dyer, que fue asesinado mientras estaba cautivo, y un suizo, que fue liberado en julio pasado.

Los últimos secuestrados han sido mantenidos en zonas desérticas de Mali, donde Al Qaeda en el Magreb Islámico se ha ido concentrando ante la ofensiva antiterrorista de Argelia, que los ha expulsado de zonas cercanas a la costa del Mediterráneo.

Desolados y a la espera

Jarro de agua fría. No se quería oír el nombre de Al Qaeda, pero así ha sido. Los miembros de la Caravana Solidaria en la que viajaban los tres cooperantes españoles secuestrados se encuentran «abatidos» tras escuchar la reivindicación de este grupo terrorista, por lo que en la pasada medianoche regresaron a España. Mientras, los familiares de los raptados aún no se han pronunciado sobre esta preocupante comunicado.

El portavoz de la ONG Barcelona Acción Solidaria, Josep Ramon Giménez, explicó desde Dakar que la tristeza se ha extendido entre los compañeros de Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual: «Nuestro estado de ánimo es imaginable; estamos abatidos».

Giménez explicó que la asociación benéfica había decidido volver y que dejará que los vehículos sean transportados por vía marítima próximamente.

«Felizmente, hemos podido terminar la misión que nos trajo, después de Mauritania, a Senegal y Gambia», señaló.

La Caravana Solidaria, que realiza esta misión anualmente desde hace nueve años, ha distribuido entre diferentes ONG locales material sanitario y escolar.

Lejos de África, en Barcelona, las familias de los tres cooperantes estaban a la espera de que el Ministerio de Exteriores confirmara si la reivindicación del asalto por parte de Al Qaeda era auténtica y prefirieron mantenerse, mientras tanto, en silencio. Quizás la estrategia seguida en la captura del atunero Alakrana por parte de los allegados de las víctimas durante el cautiverio haya influido en este silencio.

Un portavoz explicó horas antes de la confirmación que preferían no dar por segura ninguna información hasta que dispongan de la confirmación oficial. Al cierre de esta edición, aún no se habían pronunciado.