DIEZ MUERTOS A CAUSA DE LAS LLUVIAS TORRENCIALES EN LA ISLA ESPAÑOLA DE MALLORCA
Vecinos y voluntarios colaboran desde ayer en la limpieza de las calles de la localidad mallorquina de Sant Llorenç, la zona más perjudicada debido a los desbordamientos y riadas causadas por las lluvias. / EFE
Publicidad
El tenista Rafael Nadal ayudando en las labores de limpieza tras las inundaciones en Mallorca
El tenista Rafael Nadal ayudando en las labores de limpieza tras las inundaciones en Mallorca

El 112 confirmó en la tarde de ayer miércoles que ya son diez las personas encontradas sin vida a consecuencia de las inundaciones registradas en la Comarca del Llevant de Mallorca el martes.

Según indicó a través de su cuenta oficial de Twitter, y así permanecía al cierre de esta edición, “en estos momentos tan solo queda una persona desaparecida, un niño. Su madre es una de las víctimas mortales aunque pudo salvar a su hija, de unos siete años de edad, antes de ser arrastrada por la corriente”.

La localidad mallorquina de Sant Llorenç sufrió la noche del martes unas intensas lluvias que provocaron graves inundaciones en la localidad y que también afectaron a los parques de Artà, Llucmajor, Felanitx y Alcúdia, según ha informado 112 Baleares. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en la zona se registraron hasta 220 litros por metro cuadrado, con lluvias cada vez más intensas a partir de las 19 horas de la tarde del martes.

Esto provocó el desbordamiento del torrente que atraviesa la localidad, lo que dejó uno de los puentes impracticable y otro quedó con su estructura debilitada.

Vecinos del municipio tuvieron que refugiarse en las partes altas de edificios, tejados e incluso en árboles. La localidad, quedó dividida en dos por el torrente, y totalmente convertida en un lodazal y se vieron afectados también los suministros de luz y agua, además de la cobertura de los teléfonos móviles de los vecinos, lo que provocó la preocupación de los mismos, al no poder ponerse en contacto con sus familiares.

Para que las personas que se vieron obligados a abandonar sus casas pudieran pasar la noche guarecidos, se habilitaron los polideportivos Miquel Àngel Nadal y Na Capellera y el hipódromo de Manacor, a 8,5 kilómetros de distancia, así como el polideportivo Es Pinaró de Son Servera, a una distancia de siete kilómetros, para atender a los afectados.

Incluso el tenista Rafael Nadal, ofreció la escuela que lleva su nombre para alojarlos y incluso, en la tarde de ayer, acompañado de su fisioterapeuta Rafael Maymó, estuvo ayudando a la retirada de escombros y barro en diversas viviendas afectadas y también estuvo hablando y dando ánimos a los vecinos de la zona.

Zona catastrófica

Por su parte, el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, que se trasladó a la localidad mallorquina, aseguró desde Sant Llorenç des Cardassar que hoy mismo un Consejo de Ministros aprobará dos informes —uno de Interior y otro de Administraciones Públicas— para comenzar la tramitación de la catalogación de zona catastrófica para el Llevant de Mallorca.
Así lo ha indicado el presidente del Gobierno a los medios de comunicación a su llegada al municipio mallorquín, donde expresó su solidaridad con las víctimas y afectados por la tragedia. Según explicó, “lo importante es dar certezas de que el Gobierno va a volcar todos los recursos necesarios para que los afectados puedan recuperar su día a día” y añadió que lo más importante ahora es que tengan acceso a recursos.

El presidente del PP, Pablo Casado, también visitó ayer el municipio más afectado por las inundaciones, donde apeló a la unidad de las fuerzas políticas señalando que “en esto no hay partidos ni colores”.

Efectivos desplazados

Un total de 510 efectivos se desplazaron ayer miércoles a la zona del Llevant de Mallorca, donde tuvieron lugar las inundaciones, para paliar los efectos del suceso y ayudar a las personas afectadas.

Según informó el 112 de Baleares en un comunicado, se trata de 120 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), 103 del Instituto Balear de la Natura (Ibanat), 53 de la Guardia Civil, 50 de la Policía Nacional, 30 de los Bomberos de Mallorca, 28 de empresas privadas, 25 voluntarios de protección civil, 18 policías locales y 15 técnicos del 112.

Asimismo, acudieron al lugar de los hechos 11 efectivos de Cruz Roja Baleares, 11 del Servicio de Emergencias SAMU (061), 9 de la Dirección General de Emergencias, 8 de Tragsa, 7 de carreteras del Consell, 6 psicólogos del Colegio Oficial de Psicólogos de Baleares (Copib), 5 de Emaya y 5 voluntarios civiles. También se desplazaron tres bomberos de Aena, un trabajador de brigadas municipales, un efectivo de GESA y otro de Sos Desaparecidos Baleares.

FuenteEuropa Press
Compartir