Admiten la querella de Europa Press contra la incautación de los moviles

El auto del Tribunal Superior de Justicia de Baleares permitirá la investigación de un delito contra el ejercicio del derecho al secreto profesional del periodista, entre otros

20
El periodista del Diario de Mallorca, José Francisco Mestre (3i), a quien el fue requisado el móvil personal.
El periodista del Diario de Mallorca, José Francisco Mestre (3i), a quien el fue requisado el móvil personal. / efe
Publicidad

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) dictó un auto en el que admite a trámite la querella presentada por la representación procesal de Europa Press y Diario de Mallorca contra el juez instructor del caso Cursach, Miguel Florit, que ordenó la incautación de teléfonos móviles a dos periodistas de estos medios con el objetivo de determinar el origen de una filtración.

En concreto, se investigan un presunto delito de prevaricación judicial, un delito contra la inviolabilidad del domicilio y otro contra el ejercicio del derecho al secreto profesional del periodista.

La Sala Civil y Penal del TSJIB designó como instructora de la causa a la magistrada Felisa Vidal, a quien corresponde por turno y que se hará cargo de las actuaciones. Los magistrados declararon el secreto de las presentes actuaciones.

En el auto del juez queda reflejado asimismo que antes de admitir la querella se pidió al juzgado de instrucción número 12 de Palma “la certificación literal íntegra” del auto por el que Florit ordenó la incautación de los dispositivos para ver si la resolución hace referencia a diligencias declaradas secretas.

incautación

Los hechos ocurrieron el pasado martes. Agentes de la Policía Nacional se personaron en la delegación balear de la agencia de noticias Europa Press para requisar documentación y equipos corporativos y personales en el marco de una investigación dentro del caso Cursach. Se llevaron su teléfono móvil personal, dos ordenadores de la empresa y varios documentos en papel. Asimismo, también requisaron el móvil personal a un periodista de Diario de Mallorca.

Por su parte, la periodista se acogió a su derecho profesional a no revelar las fuentes de información y pidió contactar con los servicios jurídicos de la Agencia. Los agentes le negaron esa posibilidad y se incautaron de su teléfono personal, dos ordenadores personales y diversa documentación. Posteriormente, se presentó una querella contra esta instrucción que ahora fue admitida a trámite.

En paralelo, la defensa de la agencia de noticias pidió mediante un recurso que se deje sin efecto la instrucción de Florit y se acuerde “la inmediata devolución a sus propietarios” de los materiales decomisados y que se “elimine cualquier dato o copia que se haya extraído de los mismo”.

Con motivo de estos hechos, más de 200 personas se concentraron el pasado jueves en la Plaza de Cort de Palma por la libertad de prensa y de información y en apoyo a estos periodistas.

La Asociación de Periodistas y el Sindicato de Periodistas de Baleares, que fueron los convocantes de la concentración, manifestaron su “rechazo a la intervención policial ordenada por un juez de instrucción con el aval de la Fiscalía Anticorrupción” en el marco de la investigación por la trama Cursach.