Publicidad

El exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, falleció ayer, a los 67 años, a causa del ictus que sufrió este miércoles, según comunicó Gregorio Martínez, portavoz de la familia.

La capilla ardiente del político socialista se instaló en el Congreso de los Diputados, del que fue miembro durante más de dos décadas. Hoy, la capilla ardiente permanecerá abierta desde las 9.00 hasta las 14.00 horas.

A la puerta del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, Martínez agradeció, en nombre de su esposa, Pilar Goya, de su familia, sus compañeros de la universidad, sus alumnos y de de la familia socialista, las muestras de respeto y de afecto que ha tenido a lo largo de los dos últimos días.

Del mismo modo, Martínez, que fue jefe de Gabinete de Rubalcaba en su etapa por el Ministerio del Interior, agradeció a todo el equipo del hospital sus atenciones, dedicación y su profesionalidad en el trato que han dispensado al político fallecido durante los dos días de ingreso.

“Agradezco el trato que han dispensado los medios de comunicación esto días. En nombre de la familia, gracias”, concluyó.
“En señal de condolencia” por la muerte del político socialista, el Gobierno presidido en funciones por Pedro Sánchez decidió decretar el luto oficial desde las ocho de la tarde de ayer hasta la medianoche de hoy.

En un real decreto firmado por Sánchez, y que se sometió a la firma del Rey, se declaran estas dos jornadas de duelo, en las cuales la bandera nacional deberá ondear a media asta en todos los edificios públicos y buques de la Armada.

Una vida de dedicación

Rubalcaba ha muerto tras una intensa vida dedicada a la política. Ministro de Educación y Presidencia con Felipe González y del Interior y vicepresidente primero con José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido un referente en las últimas décadas del PSOE, del que llegó a ser secretario general.

Nacido en Solares, Cantabria, el 28 de julio de 1951, era doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid y hasta su fallecimiento fue profesor titular de Química Orgánica de esta universidad.

Ingresó en el PSOE en 1974 y tras la llegada de los socialistas al Gobierno en 1982, ocupó diferentes cargos en el ministerio de Educación, del que fue nombrado ministro en junio de 1992.

Desde este cargo promovió la Ley de Reforma Universitaria y la Ley Orgánica de Ordenación del Sistema Educativo.
En las legislativas de junio de 1993, fue elegido por primera vez diputado, y un mes después designado ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes.

Tras los comicios de marzo de 1996, repitió como diputado.

En el 35 Congreso del PSOE, celebrado en junio de 2000 y durante el cual José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido secretario general, pasó a integrar el Comité Federal. Rubalcaba siempre ha sido considerado uno de los referentes del partido.

Tras los comicios generales de marzo de 2004, obtuvo escaño y fue designado portavoz del PSOE en el Congreso.

Desde este cargo, desempeñó un papel crucial en la estrategia del Gobierno para garantizar los apoyos parlamentarios que permitieron al Ejecutivo sacar adelante normas como la Ley Orgánica de Educación o la reforma del Estatuto de Cataluña.

En abril 2006, fue nombrado ministro del Interior. Asumió esta cartera en pleno proceso de pacificación tras el alto el fuego permanente declarado por ETA el 22 de marzo de 2006.

Renovó su escaño en 2008 y también se mantuvo al frente de Interior. El 11 de julio de 2011 dejó el Ejecutivo para concurrir a las primarias socialistas que elegirían al sucesor de Zapatero.

En las generales del 20 de noviembre posterior sufrió una fuerte derrota ante el PP. El 29 de diciembre presentó su candidatura a la Secretaría General, cargo para el que fue elegido frente a Carme Chacón.

El 26 de mayo de 2014, tras las elecciones al Parlamento Europeo en las que los socialistas perdieron 9 de los 23 escaños, convocó un Congreso Extraordinario, al que no concurrió y en el que fue elegido Pedro Sánchez.

El 2 de septiembre de 2014 renunció como diputado y se reincorporó a su puesto de profesor en la Universidad Complutense.