Miembros del PSC y del PSOE durante los actos celebrados por el ‘Día de la Rosa’ en Cataluña.
Miembros del PSC y del PSOE durante los actos celebrados por el ‘Día de la Rosa’ en Cataluña. / E.P.
Publicidad

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, insistió ayer en la labor que el Gobierno, su formación y el PSC están realizando para desencallar el conflicto político a través del diálogo tras “un Estado que se independizó de Cataluña”.

Lo dijo durante el acto de celebración de los cuarenta años de la Fiesta de la Rosa que los socialistas celebran en la Pineda de Gavà, en la que han participado la ministra Meritxell Batet y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, el líder municipal del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, y la alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, y al que han acudido 25.000 personas según la organización.

Durante su intervención, Ábalos afirmó que la convivencia pasa por el reconocimiento de la pluralidad, de que en Cataluña hay muchas sensibilidades, y ha criticado cómo encaró la situación el Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy y que prometiera cifras de inversión que después no aplicó: “La derecha se ha independizado de Cataluña hace tiempo”.

Solucionar los problemas

También aseguró que el Gobierno socialista tiene la voluntad de solucionar los problemas, y ha asumido que quien pone su empeño en la solución “tiene muchas dudas y a veces falla”, pero insistió en que eso forma parte de buscar la solución.

“El que quiere imponer no tiene ninguna duda”, contrapuso, e incidió en que su prioridad es la convivencia en Cataluña que se consigue, a su juicio, a través de reconocimiento de la pluralidad y de las sensibilidades diversas que conviven en el mismo espacio.

En este punto se refirió a la actuación de Cs y puso en duda su programa y su acción política: “¿De qué les ha servido ganar?¿Se ha beneficiado Cataluña en algo? ¿Se han beneficiado de sus ideas o del programa que llevaban? No”.

Ante las peticiones de populares y del partido de Albert Ribera de que el PSOE convoque elecciones, Ábalos aseguró que le encantan las elecciones y que su partido defiende el voto, pero advirtió de que es potestad del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocarlas y que lo harán “con responsabilidad” porque ahora la prioridad es aportar soluciones.

Cuestionamientos

“Hemos venido a democratizar el poder, parece una obviedad pero no lo es. Parece que cada vez que llegamos al poder somos unos okupas. No cuestionan lo que hacemos, cuestionan lo que somos”, criticó.

También dijo que el Gobierno tiene todavía mucha tarea por delante y puso como ejemplo la exhumación de los restos Franco del Valle de los Caídos: “Hay mucho por hacer cuando hay un debate en este país sobre si dejamos de honrar la memoria de un dictador sanguinario o no”.

Se refirió a la “humanidad” de las declaraciones de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, en las que planteó la posibilidad del indulto para los dirigentes independentistas encausados.

“Y estos responden con una iniciativa para que estos reos no sean indultados. Solo les faltó poner: ‘Siempre que sean catalanes’. Porque si no son catalanes se les puede honrar en el Valle de los Caídos. No se han preocupado nunca por condenarlos. Ha habido mucha comprensión con esos golpistas. Solo les preocupan algunos, otros no les preocupan”, zanjó.