Soraya Sáenz de Santamaría (i) junto al jefe del Ejecutivo madrileño en funciones, Ángel Garrido, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.
Soraya Sáenz de Santamaría (i) junto al jefe del Ejecutivo madrileño en funciones, Ángel Garrido, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. / efe
Publicidad

El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Ángel Garrido, reivindicó ayer, en su discurso del Dos de Mayo, la “consistencia de fondo” de la sociedad madrileña, “preparada, trabajadora y solidaria”, que no se debe olvidar pese a “los vaivenes políticos y los cambios coyunturales”.

El acto, en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, al que acudieron personalidades de todos los sectores de la sociedad, comenzó con la entrega de las Medallas del Dos de Mayo, la Gran Cruz y las Encomiendas.

Tras ello, Garrido comenzó su discurso, una semana después de la dimisión de Cristina Cifuentes, indicando que lo realiza como “resultado de las previsiones en materia de gobierno contenidas en la normativa autonómica, en lo que representa una muestra clara de la estabilidad de las instituciones madrileñas, más allá de las circunstancias concretas de cada momento”.

El también consejero de Presidencia y Justicia hizo hincapié en la fecha destacada que el Dos de Mayo supone para la región, en la que se recuerdan “los valores que sustentan la convivencia, reconociéndolos en el presente y proyectándolos hacia el futuro”.

Asimismo, el presidente en funciones evocó a valores como “el amor a la libertad, la lucha contra la injusticia, la solidaridad con los oprimidos, el compromiso con el interés general o el patriotismo y la defensa de España entendidos como expresión de todos esos sentimientos y actitudes”.

Dichos valores, expuso Garrido, no se limitan a los libros de historia sino que “siguen presentes dos siglos después, invitando a dar lo mejor, en los momentos buenos, y también y sobre todo en los momentos de dificultad”. La pervivencia de éstos permite que la sociedad sea “resistente y capaz de superar la adversidad”, destacó el jefe del Ejecutivo.

Administración consolidada

Así, como cada año, el también consejero tuvo palabras para los galardonados con las Medallas del Dos de Mayo, como reflejo de un Madrid “que no se deja vencer por los problemas, que no se conforma tampoco con los éxitos conseguidos, y que se esfuerza a diario por llevarlos un poco más lejos, poniendo el listón cada vez más alto, para sí mismos y para los demás”.

Además, Garrido resaltó la labor de “una Administración autonómica consolidada, que ha hecho y hace posibles unos servicios públicos de calidad y un Estado del Bienestar al servicio de todos, y especialmente de aquellos que más necesitan de nuestra solidaridad”.

Y es que, el presidente en funciones incidió en que Madrid “es hoy afortunadamente un pilar básico de la recuperación y del crecimiento económico y social de España”. “Un factor de estabilidad, de crecimiento y de unidad”, desgranó a continuación.

Asimismo, sostuvo que los madrileños pueden estar orgullosos “de los logros que el ejercicio del autogobierno brinda y deben tener presente que, a pesar del alto precio pagado por los compatriotas hace 210 años, nada pudo silenciar aquel llamamiento heroico, que se escucha con idéntica nitidez”.

“Llamamiento a la unidad incuestionable de España, a la soberanía como única fuente de legitimidad, a la lucha por una sociedad mejor, a la convivencia, al progreso y a la superación en el día a día”, dijo.

Finalmente, Garrido recordó que los madrileños renuevan “su compromiso con Madrid y con la generosidad que alienta detrás de todos esos valores”.