Von der Leyen será la primera mujer en presidir la Comisión Europea

El pleno de la Eurocámara confirma a la conservadora alemana como presidenta de la Comisión y se compromete a que Europa sea continente neutral para el medio ambiente

13

El pleno del Parlamento Europeo confirmó ayer a la conservadora alemana Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea (CE) para los próximos cinco años con 383 votos a favor, nueve más de los 374 necesarios para la mayoría absoluta.

Actual ministra de Defensa de Alemania, de 60 años y miembro del gabinete de Angela Merkel con distintas carteras ministeriales desde 2005, Von der Leyen se convierte así en la primera mujer en presidir la Comisión Europea tras doce presidentes hombres desde 1958.

En una breve declaración tras anunciarse la confirmación de su voto, Von der Leyen agradeció la confianza depositada y dijo que es una confianza que depositan en Europa, “unida y fuerte de Oriente a Occidente y de Norte a Sur, dispuesta a luchar por el futuro en lugar de los unos contra los otros”.

La alemana prometió que Europa “afrontará los grandes desafíos de nuestro tiempo de manera común” y declaró que su trabajo “empieza ahora”.

Su ventaja de apenas nueve votos sobre la mayoría absoluta de 374 supone una sorpresa respecto a los cálculos que los grupos parlamentarios manejaban antes de la votación, cuando en teoría se contaba con, al menos, los 182 eurodiputados del Partido Popular Europeo, un centenar de la Alianza de Socialistas y Progresistas y la práctica totalidad de los 108 del centrista Renovar Europa.

Esta suma, a la que también se añadían otros grupos minoritarios como los 14 eurodiputados italianos del Movimiento Cinco Estrellas, debería haber colocado a la alemana por encima de los 400 votos, pero el voto secreto ha favorecido que algunos miembros, al menos una veintena, hayan votado en el sentido contrario al anunciado en un principio.

Medio ambiente

La nueva presidenta de la Comisión se comprometió ayer ante la Eurocámara a que Europa sea el primer continente neutral para el medio ambiente en el año 2050, a la vez que subrayó la creencia en el multilateralismo de la Unión Europea.

Convertirse en un continente climáticamente neutral consistiría en que para 2050 el club comunitario no emitiera a la atmósfera más sustancias contaminantes de las que pueda absorber el territorio.

Añadió que la Unión Europea será “el paladín en las negociaciones internacionales para aumentar el nivel de ambición de otras economías” porque, según expuso, “para que haya un impacto positivo, no solo tenemos que ser ambiciosos” en la UE.

“Voy a proponer una nueva política verde para Europa en los primeros 100 días de mi mandato. Voy a proponer la primera ley europea para el clima que va a traducir los objetivos para el 2050 en leyes concretas”, anunció.

Por otro lado, defendió que la Unión Europea responda a desafíos como el envejecimiento de la población, la crisis climática o la digitalización mediante el multilateralismo.

“Ha habido distintas formas de responder a estas tendencias: algunos se orientan hacia regímenes autoritarios. Otros están comprándose una influencia global y crean dependencias invirtiendo en puertos y carreteras y otros se tornan hacia el proteccionismo. Para nosotros, ninguna de estas opciones vale. Nosotros queremos multilateralismo, comercio justo”, apuntó, y mostró su preferencia por “el orden basado en reglas”.