Varios sicarios ‘fusilan’ en México a 19 drogadictos en rehabilitación

No es la primera vez que los violentos se ceban con hospitales de este tipo, puesto que el pasado mes de septiembre fallecieron otros 18 jóvenes por idénticas causas.

0

La violencia en México es una contante y no hay día en el que decenas de personas no pierdan la vida por alguna agresión, generalmente relacionada con problemas de drogas. Y así sucedió una vez más ayer, cuando al menos 19 personas fueron asesinadas y otras seis resultaron heridas en un centro de rehabilitación de toxicómanos de Chihuahua, capital del Estado del mismo nombre en el norte del país, según informaron fuentes oficiales de la región.

Todo ocurrió sobre la media noche, cuando un grupo de personas armadas entró en el Centro de Rehabilitación Fe y Vida y atacó de forma muy concreta a algunos de los pacientes ingresados, explicó el portavoz del Centro de Investigación Policial de Chihuahua, Saúl Hernandez.

La matanza ocurrió en una casa que funciona como centro para el tratamiento de adicciones, en el barrio Revolución, en el noroeste de la urbe, donde se encuentran las sedes del Gobierno del Estado.

Hernández explicó que, según los primeros datos aportados por los testigos presenciales, un grupo de desconocidos provisto con armas largas accedió al centro y sacó a más de 20 internos para, después, formarles y dispararles por la espalda, a modo de pelotón de fusilamiento. El portavoz indicó que los heridos fueron trasladados a distintos hospitales de la ciudad, donde se montaron dispositivos de vigilancia policial para controlar a las víctimas.

Versiones extraoficiales señalan que los hombres a los que se dirigió la agresión podrían estar vinculados al cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán, y haber sido asesinados por un grupo rival vinculado con el cártel de Juárez, dirigido por Vicente Carrillo Fuentes.

Una masacre

A pesar de que no se difundieron muchos datos sobre los hechos, sí se conoció que las edades de los jóvenes asesinados iban de los 18 a los 25 años y, aunque las autoridades no dijeron cuál podría ser la causa de este ataque, también coincidieron en especulan que podría tratarse de una venganza entre bandas.

Poco después de las primeras investigaciones en el lugar de los hechos, se corroboró que los agresores pretendían acometer una masacre y estaban dispuestos a no dejar a ninguno de los hombres que entraban en sus objetivos con vida, ya que se hallaron desperdigados cerca de 200 casquillos de balas de diferentes calibres.

Chihuahua es uno de los Estados que registra el mayor número de homicidios promovidos por los cárteles de la droga, que luchan por el control de la ruta que lleva estupefacientes a Estados Unidos.

El año pasado también en esta región, pero en la urbe fronteriza de Ciudad Juárez, hubo varios ataques a centros de rehabilitación de drogodependientes, entre los que destaca el ocurrido en septiembre, cuando fueron asesinatos 18 jóvenes en el conocido como El Aliviane. En los últimos dos años, sucesos ocurridos en centros de ayuda a adictos a las drogas han dejado más de medio centenar de muertos en el Estado.

El presidente del país, Felipe Calderón, condenó los asesinatos al calificarlos de indignantes y proclamó en un comunicado que estos hechos «refuerzan la convicción de la necesidad de combatir con toda la fuerza de la ley a grupos criminales que realizan semejantes actos de barbarie».