Una ola de atentados deja al menos 207 muertos en Sri Lanka

Una cadena de seis atentados con bomba contra tres iglesias del país y tres hoteles de cinco estrellas de la capital, Colombo, y otros dos en un barrio del este de la ciudad

86
1. La policía inspecciona la iglesia de San Sebastián tras la explosión, en Colombo
1. La policía inspecciona la iglesia de San Sebastián tras la explosión, en Colombo Police inpect the damages and fatalities in Katuwapitiya St. Sebastian church in Negombo near Colombo, Sri Lanka, 21 April 2019. According to police at least 207 people were more than 400 injured in a coordinated series of blasts during the Easter Sunday service at churches and hotels. (Atentado) EFE/EPA/STR ATTENTION EDITORS: PICTURE CONTAINS GRAPHIC CONTENT
Publicidad

Al menos 207 personas han muerto y 450 más han resultado heridas este Domingo de Resurrección en Sri Lanka, primero por una cadena de seis atentados con bomba, ocurridos en un lapso de media hora contra tres iglesias del país y tres hoteles de cinco estrellas en la capital, Colombo, y por otras dos explosiones subsiguientes en un barrio del este de la capital y en un zoológico al sur de esta misma ciudad.

Más de un centenar de personas murieron solo en una explosión, la ocurrida en la Iglesia de San Sebastián, en la ciudad de Negombo, al norte de la capital. Otra treintena de personas fallecieron en la explosión de la Iglesia de Sión, en Batticaloa (provincia Oriental del país). La tercera detonación ocurrió en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, en la capital, Colombo, y dejó al menos medio centenar de fallecidos.

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas.

Cuatro horas después ocurrieron otras dos explosiones. La primera, en el jardín zoológico nacional de Dehiwala, a 10 kilómetros al sur de Colombo, que ha dejado al menos dos policías fallecidos.

La octava explosión del día sucedió en el barrio residencial de Dematagoda, en el este de la capital, Colombo, cuando policías que investigaban los atentados contra los hoteles siguieron a un sospechoso hasta una casa donde fue detonado el explosivo. Tres policías han muerto.

La deflagración no impidió sin embargo la detención de tres individuos que están ya siendo interrogados, según explicó el portavoz de la Policía Ruwan Gunasekara. Previamente se había informado de la detención de siete personas, según el Ministerio de Defensa, de las cuales cuatro ya están en libertad.

El ministro de Estado para la Defensa, Ruwan Wijewardena, señaló además que los atentados fueron perpetrados por terroristas suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha revelado su identidad. «No podemos decir quién está detrás de estos atentados y cuáles son sus intenciones hasta que concluya la investigación», apuntó el portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekara.

toque de queda

La Policía anunció además que se cancelaron todos los permisos de la Policía y que se extremaron las medidas de seguridad en los hospitales. Además se decretó el toque de queda indefinido y se bloqueó la comunicación en redes sociales.

La Policía instó al público a permanecer en sus casas y que no se congreguen bajo ningún concepto en las zonas próximas a las detonaciones ni en los hospitales donde los heridos están recibiendo atención médica.

El presidente del país, Maithripala Sirisena, compareció en un breve discurso ante la nación para expresar su consternación por las explosiones y pedir calma a la población, mientras que el primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe, convocó una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad Nacional en su residencia particular.